El promotor inmobiliario chino Kaisa, cuya situación financiera preocupa a los mercados, anunció la suspensión de su cotización en la bolsa de Hong Kong, en un sector que se tambalea desde que gigante Evergrande reveló sus dificultades económicas.

El 27º promotor chino en volumen de negocio (pero una de las inmobiliarias más endeudadas), indicó en un breve comunicado la suspensión con efecto inmediato de su cotización en la bolsa de Hong Kong, "a la espera de la publicación de un anuncio con informaciones confidenciales".

Pero el grupo de Shenzhen no dio más explicaciones.

El sector inmobiliario en China se encuentra lastrado de forma general por las dificultades de Evergrande, la joya del sector, que arrastra una deuda inmensa de cerca de 293,000 millones de dólares.

Frente al riesgo de bancarrota de varios promotores, los compradores desconfían y el precio de la vivienda nueva descendió en septiembre por primera vez en China en seis años.

Kaisa había propuesto en noviembre a sus acreedores un intercambio de deuda por nuevos títulos reembolsables en un año y medio ante la incapacidad de pagar los cerca de 400 millones de dólares de intereses de su deuda.

La oferta necesitaba el 95% de los poseedores de deuda, pero fue rechazada.

Kaisa, que tiene 17,000 empleados, fue en 2015 el primer grupo inmobiliario chino en entrar en suspensión de pagos de su deuda en dólares.

El anuncio de este miércoles llega después de que Evergrande no pudiera pagar por primera vez 82.5 millones de dólares a sus acreedores. Ese día, el martes, finalizó el plazo de gracia adicional de un mes para poner su deuda en regla.

Además, desde hace meses tiene problemas para pagar los intereses de su deuda y para entregar sus departamentos.