Bogotá. Miles de colombianos se unieron este miércoles al tercer paro nacional en contra del gobierno conservador de Iván Duque, en medio de una ola de movilizaciones callejeras que sacuden al país desde hace 14 días.

La huelga, convocada por sindicatos, estudiantes y organizaciones sociales, fue la última en dos semanas de protestas, que comenzaron con la participación de cientos de miles de manifestantes, pero que con el paso de los días se han reducido.

Las protestas obligaron al presidente Duque a iniciar una Gran Conversación Nacional sobre temas económicos y sociales.

La ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, estimó en unas 40,000 las personas que participaban en las marchas al mediodía en toda Colombia, una nación de 48 millones de habitantes. Sin embargo, los organizadores aseguran que fueron muchos más.

Cinco personas han muerto en las protestas, que siguen a manifestaciones en otros países de América Latina como Ecuador, Bolivia y Chile.

Diálogo

El presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Diógenes Orjuela, anunció que este jueves continuarán las conversaciones con el gobierno para buscar un acuerdo (tras un primer diálogo fallido), mientras se mantienen las protestas.

Representantes del gobierno dijeron que algunas demandas de los organizadores de las protestas, como la disolución de un escuadrón antidisturbios de la policía, son imposibles de cumplir.