Tres días después del balotaje presidencial, los peruanos aún no saben quién gobernará el país entre el 2016 y el 2021. El escrutinio ya está en su fase final y avanza a cuentagotas, con una estrecha ventaja en favor del centroderechista Pedro Pablo Kuczynski.

Sin embargo, por lo apretado del margen, su rival, la populista de derecha Keiko Fujimori, matemáticamente aún puede voltear el marcador.

Entonces, ¿por qué no acabar con la angustia y acelerar el conteo de votos? No es tan fácil. A continuación cuatro aspectos a considerar en esta fase final de la elección.

Actas en lugares lejanos

Hay un pequeño porcentaje de actas que llega de provincias más alejadas, y en algunos de los casos ni siquiera han salido de su lugar de origen.

Por ejemplo, están las actas que llegan desde el VRAEM, el valle de la selva central del Perú donde opera el narcotráfico y que también sirve de refugio a los remanentes de la guerrilla Sendero Luminoso. Una parte de su recorrido lo hace vía fluvial. Se requieren medidas de seguridad para traerlas a Lima.

NOTICIA: Ventaja de Kuczynski sobre Fujimori se reduce a mínimo

También falta por llegar un pequeño porcentaje de actas electorales del extranjero, que son entregadas en Lima personalmente por los propios cónsules. Este miércoles seguían llegando.

100% no es 100% ¿Cómo?

Es probable que entre miércoles y jueves el escrutinio llegue a 100 por ciento. Pero a ese 100%, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) le llama Actas Procesadas.

¿Qué quiere decir? Que son todas las actas que han llegado a sus oficinas, en bruto. Este conteo va en 99.5%, el mismo que el jefe de la ONPE, Mariano Cucho, informa a la prensa a diario en sus boletines.

Sin embargo, la ONPE mantiene un cálculo paralelo que denomina Actas Contabilizadas, que excluye aquellas actas que han sido observadas o impugnadas (porque están manchadas, mal sumadas, mal firmadas, etc). Este conteo va en 98.5 por ciento.

NOTICIA: Perú vive su elección más cerrada en cinco décadas

Es decir, existe en torno a 1% de actas impugnadas que han sido enviadas a un tribunal electoral para su revisión, un proceso que no tiene plazo, aunque se espera que se resuelva hacia el fin de semana.

¿Con 100% de actas procesadas, hay ganador?

No necesariamente. Por el momento hay una diferencia aproximada de 42,000 votos entre Kuczynski y Fujimori y, según analistas, lo más probable es que quede así. Pero 1% de actas observadas representa unos 200,000 votos. Es decir, matemáticamente, Fujimori podría voltear el marcador.

Eso sí, para que Keiko voltee el resultado, tendría que ganar 70% de los votos que falta por contar.

El ex jefe del Instituto de Estadísticas de Perú, Farid Matuk, dio un ejemplo: "¿La actual selección de Perú puede vencer 7-3 a la de Alemania en fútbol? No. Eso no va a ocurrir. Matemáticamente puede ocurrir, pero no".

NOTICIA: Kuczynski se mantiene al frente de Fujimori

Cuándo se sabrá el ganador?

Con plena certeza, cuando se tengan 100% de las actas contabilizadas, es decir, cuando se hayan resuelto todas las actas observadas.

La otra posibilidad es que antes de llegar a 100% de las actas contabilizadas, uno de los dos candidatos alcance un resultado que sea imbatible.

Probablemente el equipo ganador salga a hacer el anuncio. O también es posible que el candidato derrotado salga a reconocer que ya no puede remontar el marcador.

Mientras tanto, sigue la espera.

abr