La policía china disparó contra manifestantes tibetanos tras una serie de autoinmolaciones mortales como parte de una campaña en contra del dominio chino de esa región en los Himalayas, informó este viernes un grupo de derechos humanos.

Un monje fue baleado en un brazo después de que la policía usó gas lacrimógeno y abrió fuego durante un enfrentamiento con tibetanos fuera de una estación de la policía en la provincia oriental de Sichuan, fronteriza con el Tíbet, dijo en un comunicado el grupo Tíbet Libre, que tiene su sede en Gran Bretaña.

El grupo no dijo cuándo tuvieron lugar los hechos de violencia y la policía en el área no pudo ser contactada para comentar.

Activistas de derechos humanos afirman que China reprime la libertad religiosa y la cultura del Tíbet, región a la que ha gobernado estrictamente desde que las tropas del Ejército "liberaron pacíficamente" la zona en 1950.

China rechaza las críticas y afirma que su dominio puso fin a la servidumbre en el Tíbet y que llevó el desarrollo a una región atrasada y golpeada por la pobreza.

En los últimos años, tibetanos en la región y en otras partes de China se han quemado a lo bonzo en protesta contra el dominio de Pekín.

En 2012, más de 80 tibetanos se quemaron a lo bonzo, según grupos de derechos humanos, y se estima que la mayoría de ellos falleció.

El número de autoinmolaciones se ha reducido en los últimos dos años, pero un monje tibetano de 37 años se encendió en llamas fuera de una estación de la policía en el condado de Dawu, en Sichuan, el martes, en la tercera autoinmolación fatal en ocho días, sostuvo Tíbet Libre.

El lunes, una mujer de 20 años se prendió fuego en el condado de Ngaba, en Sichuan, y la semana pasada, un hombre de 34 años hizo lo mismo frente a una estación de la policía en la provincia occidental de Gansu, que también está adyacente al Tíbet.

El Dalái Lama, que es el líder espiritual del Tíbet, huyó a la India tras un fallido levantamiento contra el régimen chino en 1959.

Él ha calificado las autoinmolaciones como "tristes", pero "comprensibles", aunque afirma que no alienta ese tipo de protestas y ha cuestionado su eficacia.

China sostiene que el Dalái Lama es un separatista, pero él asegura que busca autonomía para el Tíbet.

El Dalái Lama dijo a la televisión francesa la semana pasada que los de línea dura dentro del Gobierno chino están impidiendo que el presidente Xi Jinping otorgue al Tíbet una genuina autonomía.

erp