Estambul. Funcionarios turcos acusaron a Arabia Saudita de no cooperar con la investigación que realiza su gobierno sobre la desaparición del destacado periodista saudí Jamal Khashoggi en el consulado del reino en Estambul el 2 de octubre.

A través de imágenes captadas por cámaras de video instaladas a fuera del Consulado se observan movimientos sospechosos de una camioneta Mercedes-Benz Vito que traslada a 15 miembros de un escuadrón saudí.

Informes de inteligencia turca revelan que a través de dos aviones procedentes de Dubai y El Cairo, el escuadrón aterrizó en Estambul el mismo 2 de octubre que desapareció Khashoggi y ese mismo día por la tarde, los 15 integrantes del supuesto escuadrón abandonaron Estambul.

Respecto al objetivo que Arabia Saudita tuvo sobre el periodista, informes de inteligencia estadounidenses revelan que, a través de intercepciones telefónicas, se enteraron de la intención que tuvo el Riad de capturar al periodista. Lo que no se conoce es si la intención era trasladarlo a Arabia Saudita o desaparecerlo.

Inclusive, informes turcos revelan que algunos miembros del escuadrón se hospedaron en el hotel Wyndham Grand.

Estados Unidos entra a la escena

El martes, Jared Kushner y John Bolton sostuvieron una conversación telefónica con el príncipe heredero de Araba Saudita, Mohammed bin Salman.

Informes sólidos revelan que el periodista Khashoggi podría haber muerto en el interior del consulado árabe de Estambul. Su perfil, crítico del reino, lo convirtió en blanco de Arabia Saudita.

Una carta enviada por los senadores Bob Crocker y Robert Menendez al presidente Trump, advierte que su gobierno debe sancionar a los responsables de la desaparición del periodista.

“Si las afirmaciones horrendas de lo que ocurrió son precisas”, la relación con Arabia Saudita tendrá que cambiar, dijo el representante Adam Schiff.