Washington. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, calificó de "pensamiento neandertal" la decisión de Texas y Misisipi de relajar el uso de mascarillas contra el Covid-19, mientras las autoridades de salud del país pidieron a los ciudadanos mantener las medidas sanitarias para reducir los contagios.

"Lo último que necesitamos es el pensamiento neandertal de que mientras todo esté bien, quítate la mascarilla. Olvídate. Eso aún importa", expresó el mandatario demócrata a periodistas en la Casa Blanca.

"Creo que es un gran error. Espero que todo el mundo se haya dado cuenta ya de que estas máscarillas marcan la diferencia", añadió, al señalar las crecientes cifras de muertos.

Según el mandatario, esas decisiones, justificadas por la masiva campaña de vacunación en curso, son un "gran error".

Con más de 517,000 muertes y 28.73 millones de contagios, Estados Unidos es el país más enlutado del mundo por la pandemia del coronavirus pese a que ha avanzado en su campaña de vacunación masiva.

"No es el momento de levantar todas las restricciones", coincidió Rochelle Walensky, directora de los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), la principal agencia federal de salud pública del país.

Esos llamados a mantener los esfuerzos ante la pandemia, en un país agotado por un año de restricciones, tienen cada vez menos peso ante las buenas noticias como la fuerte caída de los casos y fallecidos diarios en Estados Unidos.

Texas y Misisipi se adelantan

Ante el avance de la campaña de vacunación, el gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, anunció el martes el fin del porte obligatorio de mascarilla y la reapertura de todos los comercios desde la próxima semana.

Es hora de reabrir "al 100%", afirmó, estimando que el segundo estado más poblado del país tenía ya "los medios de proteger" a su población.