Grupos de derechos civiles han advertido que cerca de 10 millones de hispanos pueden ser persuadidos a no emitir su voto debido a los cambios en las leyes electorales.

En un informe, el grupo de derechos civiles The Advancement Project cita el potencial impacto de las recientes leyes de identificación con fotografía, de los requisitos para comprobar la ciudadanía y de los últimos esfuerzos en algunos estados para eliminar a los no ciudadanos de las listas de votantes.

Esto tiene el efecto de asustar a la gente al recordarles las redadas migratorias y otros tipos de medidas en la aplicación de la ley que han sido dirigidas hacia estas comunidades , expuso dijo Penda Hair, codirectora de The Advancement Project, parte de una coalición de grupos liberales que se oponen a las nuevas leyes electorales.

Los partidarios de los esfuerzos para reforzar las leyes electorales, entre ellos varios secretarios de Estado, aseguran que quieren acabar con el fraude electoral y que no apuntan a determinados grupos demográficos.

Varios de los estados con leyes y procedimientos más restrictivos cuentan con grandes poblaciones hispanas. A medida que la fecha límite para inscribir a los votantes se acerca, el informe The Advancement Project advierte que las nuevas normas trabajan en contra de los esfuerzos para registrar a los hispanos, el sector de mayor crecimiento demográfico en el país.

Tanto el presidente Obama como el candidato republicano, Mitt Romney, se esfuerzan para atraer a los hispanos, que podrían ser la clave para ganar en importantes estados indecisos si vuelven a votar en gran número.

Los grupos de defensa han tratado durante varios años aumentar el número de latinos que votan. En el 2010, 6.3 millones de latinos que eran elegibles para votar informaron que no estaban registrados y 10.8 millones dijeron que no votaron, según las cifras del censo citado por el informe.

Al final del día, el voto debe ser libre, justo y accesible, y estas barreras se interponen en el camino de un grupo demográfico cada vez mayor en este país , afirmó Judith Browne-Dianis, otra codirectora de The Advancement Project.

Una docena de legislaturas estatales aprobaron el año pasado normas que requieren que los votantes presenten identificaciones con fotografías emitidas por el estado, de acuerdo con la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales, a pesar de que en cuatro estados las leyes fueron vetadas por los gobernadores demócratas.

En marzo, el Gobernador de Pensilvania firmó un proyecto de ley por una identificación para votantes que todavía está en litigio, debido a que los opositores han presentado estudios que muestran que los negros, los hispanos y otras personas son menos propensos a lograr tener tal documento.

Además, 16 estados, entre ellos Colorado, Florida y Nuevo México, han tratado de eliminar a los no ciudadanos de las listas de votantes. The Advancement Project citó ejemplos de tales purgas, en donde se clasificaron incorrectamente nombres de los ciudadanos naturalizados.