El socialista Pedro Castillo juró y asumió este miércoles la presidencia de Perú, donde tendrá asuntos urgentes que abordar como el brote del Covid-19 más letal del mundo con respecto a su población, la reactivación de la economía y la recuperación de la confianza en un país de constantes crisis políticas.

Castillo, un profesor de primaria de escuela pública e hijo de campesinos, prestó juramento al cargo ante el pleno del Congreso unicameral luciendo su sombrero de paja de ala ancha como usan sus paisanos en su tierra andina y natal Cajamarca, y que usó durante toda su campaña electoral.

Juro por Dios, por mi familia, por los campesinos, por los pueblos originarios, por los ronderos, pescadors, profesionales, niños, adolescentes, que ejerceré el cargo de presidente de la República en el periodo 2021-2026. Juro por los pueblos del Perú, por un país sin corrupción y por una nueva Constitución", declaró Castillo.

De inmediato, la jefa del Congreso, la opositora María del Carmen Alva, le colocó la banda presidencial bicolor, en la sesión iniciada al mediodía.

Vestido con traje andino negro con bordados y su clásico sombrero blanco de copa alta de Cajamarca, Castillo acudió caminando de la mano de su esposa, Lilia Paredes, al Parlamento desde el Palacio de Torre Tagle, la sede de la cancillería, distante a cuatro cuadras.

La juramentación contó con la presencia de algunos presidentes de Sudamérica, en una ceremonia que coincide con la celebración del bicentenario de la Independencia de Perú.