Londres. El Parlamento británico aprobó el miércoles el acuerdo de Brexit, lo que abre las puertas a la histórica salida del Reino Unido de la Unión Europea dentro de ocho días.

El proyecto del Brexit está a un paso de convertirse en ley, después de completar su aprobación por el Parlamento británico y sólo esperar el consentimiento de la reina Isabel II, lo cual posiblemente se realice este jueves, la espera del sello real es un trámite puramente protocolario, pues la monarca ya lo ha respaldado públicamente.

Del lado del bloque de los 27, le toca al Parlamento Europeo, probablemente en una votación el 29 de enero.

A principios de enero, la Cámara de los Comunes, donde el líder conservador tiene una aplastante mayoría, dio luz verde al proyecto de ley sobre la salida, prevista para el próximo 31 de enero, antes de enviarlo a la Cámara de los Lores, formada por miembros vitalicios no electos.

En los últimos días, esta cámara adoptó cinco enmiendas al texto, infligiendo sendos reveses al gobierno, especialmente en lo que respecta a los derechos de los ciudadanos de la Unión Europea que residen en el Reino Unido y a los niños refugiados no acompañados.

Pero a ocho días del Brexit, dichas enmiendas fueron rechazadas por los diputados cuando el proyecto de ley regresó a la Cámara de los Comunes el miércoles.

Los miembros de la Cámara Alta dieron su brazo a torcer finalmente en una segunda votación.

El Brexit es, ante todo, una gran victoria personal de Johnson, que formó parte del gobierno anterior, también conservador, de Theresa May, y que se bajó a tiempo para cosechar los frutos de la crisis gubernamental.

Volvió como primer ministro, negoció ásperamente con el Parlamento y con sus socios de la UE, y cuando no pudo lograr el Brexit en la fecha prevista, convocó elecciones donde ganó.

Negociación ordenada

El Reino Unido abandonará la UE más de tres años y medio después del referéndum de junio del 2016, y tras caóticos tres aplazamientos.

El acuerdo entre Londres y sus 27 socios europeos busca asegurar una ruptura suave, estableciendo las condiciones del divorcio y un periodo de transición hasta finales del 2020.

Durante esa etapa, el Reino Unido seguirá aplicando las reglas europeas.

Mientras tanto, la Comisión Europea presentará un mandato de negociación a los 27 países del bloque que deberán aprobarlo en una reunión ministerial el 25 de febrero. La negociación podrá comenzar oficialmente entonces.

El 1° de julio será la primera fecha clave. La UE y el Reino Unido deberán decidir para entonces si prolongan la transición y por tanto la negociación uno o dos años. El premier británico, Boris Johnson, rechaza esa opción.

Si se tiene en cuenta el tiempo necesario para la ratificación de un acuerdo, Londres y Bruselas dispondrían sólo de ocho meses —de marzo a octubre— para alcanzarlo.

Según una fuente diplomática, Bruselas tiene como prioridad lograr en el 2020 acuerdos sobre la pesca, la seguridad interior y exterior, y sobre todo el comercio de bienes. El resto se negociará más tarde.

En materia comercial, Londres sólo ambiciona un simple acuerdo de libre comercio.