KIEV- Cerca de 2.000 manifestantes ucranianos atacaron este sábado en Kiev un edificio usado como base de operaciones por la policía, que respondió lanzando granadas aturdidoras, según imágenes retransmitidas por televisión.

Al grito de ¡Vergüenza! los manifestantes lanzaron cócteles molotov, rompieron las ventanas de este edificio de la época soviética y consiguieron entrar, en un intento de rodear a las fuerzas de seguridad en el interior.