El Presidente Obama y Europa estuvieron unidos en los primeros dos años de su mandato por la crisis económica global y los esfuerzos colectivos por resolverla. Pero los temas dominantes de la gira europea del Mandatario, que inicia este lunes, destacan lo mucho que el mundo ha cambiado.

En plena segunda mitad de su mandato, los temas de seguridad en el sudeste asiático y el Medio Oriente han sustituido a la economía como el principal interés compartido de los aliados.

La guerra en Afganistán, la rebelión en Libia, la represión en Siria y las implicaciones más amplias de los cambios que surgen de la primavera árabe, ocuparán buena parte del tiempo de Obama en las visitas a Irlanda, Gran Bretaña, Francia y Polonia.

La economía global, que se recupera a distintos ritmos en las diversas regiones, ha descendido como prioridad en la agenda transatlántica.

Según sus asesores, Obama tiene la firme intención de fortalecer las alianzas en Europa, así como destacar un cambio con el gobierno que le precedió, que dividió al continente en la vieja Europa y las nuevas democracias del centro y este de Europa, que han brindado un mayor respaldo a la estrategia antiterrorista de EU.

Este viaje debe ser visto como una oportunidad para reprogramar las relaciones con Europa , dijo Heather Conley, directora del Programa Europeo del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.