JERUSALEN- El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu afirmó el sábado que el programa nuclear iraní era un "problema mundial" pero "no así la construcción en Jerusalén", al recibir una delegación estadounidense encabezada por el senador republicano John McCain.

"La construcción en Jerusalén no es el problema mundial", estimó Netanyahu haciendo alusión a la colonización judía en Jersusalén Este, el sector de mayoría palestina ocupado y anexado desde 1967, condenada regularmente por la comunidad internacional.

"Un Irán nuclear es el problema mundial. La Historia no perdonará al que no detenga el programa nuclear iraní", agregó Netanyahu a tres días de las elecciones en Israel en las que es el favorito según los sondeos, según un comunicado de su oficina.

En el encuentro con la delegación de senadores estadounidenses y el primer ministro se evocó la crisis nuclear iraní y las sanciones internacionales, el peligro de las armas químicas sirias y la reconciliación interpalestina.

Netanyahu no logró hasta ahora convencer a sus aliados, sobre todo Estados Unidos, sobre la necesidad de una operación militar contra los sitios nucleares de Irán.