Lima. Latinoamérica pasa por uno de los momentos más críticos en lo que va del siglo donde el principal rasgo es la desunión y poca solidaridad. Sin embargo, para la diplomática argentina Susana Malcorra “la cuestión de la fractura, de la división, de enorme búsqueda de extremos, no es una característica de la región, es una característica del mundo en este momento, y sí definitivamente, está muy vinculado al debilitamiento del sistema multilateral, porque cuando se llevan las cosas a posiciones extremas, la probabilidad de que las sociedades se fracturen y se enfrenten internamente es mayor, y eso es mucho menos conducente a generar espacios de diálogo tanto dentro de los países como entre los países”.

Malcorra, decana de IE School of Global and Public Affairs (Madrid, España) y otrora ministra de Exteriores durante el gobierno de Mauricio Macri, agrega que “todo se ideologiza demasiado”.

La semana pasada, diversas voces de los ámbitos políticos, económicos y diplomáticos reafirmaron su compromiso por reforzar el multilateralismo como concepto fundamental para afrontar la pandemia del Covid-19 y su efecto en la economía mundial.

Para Malcorra, la irrupción de la pandemia no ha braceado a favor del multilateralismo. “Mi lectura personal es que la pandemia en sí misma no fue algo que ayudó y contribuyó a acelerar el proceso multilateral; de hecho, las reacciones de los países en general han sido bastante poco coordinadas”.