Cinco turistas europeos fueron asesinados en el noreste de Etiopía, cuyo gobierno culpó a la vecina Eritrea de apoyar y entrenar a grupos armados para atacar a viajeros occidentales.

Un funcionario del gobierno de Adís Abeba señaló que entre los muertos hay un austriaco, un belga, un italiano, un alemán y un húngaro, pero no pudo precisar cuántos resultaron heridos y si hay secuestrados, aunque se teme que había más extranjeros en el grupo.

La televisión estatal etíope informó que al menos había ocho turistas en el grupo atacado, aunque otras fuentes han manejado hasta 22 personas.

Los turistas visitaban la región volcánica en la región de Afar, una zona que se encuentra por debajo del nivel del mar y es conocida por su intenso calor y pintorescos paisajes.

El ataque se llevó a cabo la tarde de martes en la región de Afar, zona conocida por constituir un refugio de rebeldes, tanto etíopes como eritreos, que suelen cruzar la frontera para entrar en Eritrea.

El régimen de Eritrea negó las acusaciones de Etiopía, que denunció que los pistoleros involucrados en el incidente fueron patrocinados por esa nación, reportó la cadena británica de noticias BBC.

Ambos países del noreste de Africa han sido adversarios desde su guerra de 1998-2000, luego que en 1993 Eritrea se independizó de Etiopía en términos pacíficos, pero dejaron sin delimitar parte de su frontera común, origen del nuevo conflicto.

RDS