El Cairo.- La Corte Suprema egipcia convalidó la candidatura del último primer ministro del depuesto jefe de Estado Hosni Mubarak y declaró ilegítimo al Parlamento dominado por los islamistas, que denunciaron un "golpe de Estado militar" a tres días de las presidenciales.

La Corte Constitucional afirmó en detalle su veredicto de que las elecciones parlamentarias no fueron constitucionales y que toda la composición del parlamento es ilegítima desde su elección", indicó la agencia oficial Mena.

Según fuentes militares, el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA), en el poder desde la caída de Mubarak en febrero de 2011, podría anunciar que asume directamente el poder legislativo tras la decisión de la Corte.

TRANSFERENCIA DE PODER, DEMANDA EU

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, llamó el jueves a una total transferencia del poder a los civiles electos en Egipto.

"No puede haber un retroceso en la transición democrática propiciada por el pueblo egipcio", dijo Clinton en una conferencia de prensa conjunta con el secretario de Defensa, Leon Panetta, y sus pares de Corea del Sur.

"Ateniéndonos a los compromisos asumidos por el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas ante el pueblo egipcio, esperamos ver una completa transferencia del poder a un gobierno elegido democráticamente", indicó.

Clinton dijo que los egipcios que realizaron masivas manifestaciones el año pasado "dejaron en claro que quieren un presidente, un parlamento y un orden constitucional que refleje su voluntad y avance en sus aspiraciones para una reforma política y económica".

FARUQ, HABILITADO

Tras la rebelión popular del año pasado que derrocó a Hosni Mubarak, el ejército suspendió la Constitución y dejó el poder en manos de los generales, que dirigen el país a través de un Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA).

Faruq Sultan, el jefe de la Corte Constitucional, aseguró que esta decisión deja "vacío" el parlamento y que tiene que ser respetada por las autoridades.

Por su parte un alto responsable de los Hermanos Musulmanes consideró la decisión como "un golpe de Estado militar".

Es un golpe de Estado militar total en el que el Consejo Militar borró el periodo más honorable de la historia de nuestra patria", dijo Mohamed Beltagui en la página Facebook de los Hermanos Musulmanes.

El candidato de los Hermanos Musulmanes a las presidenciales egipcias del próximo fin de semana, Mohamed Mursi, declaró este jueves que respeta el dictamen de la Corte Suprema Constitucional en el que se considera "anticonstitucional" el Parlamento, dominado por los islamistas.

"Respeto el dictamen de la Alta Corte Constitucional, debido al respeto (que siento) por las instituciones del Estado y por el principio de separación de los poderes", afirmó Mursi a la televisión privada Dream TV.

Además de la decisión de considerar el Parlamento como "anticonstitucional", Mursi se refería también al rechazo, por esa misma Corte, de la llamada ley de "aislamiento político", que validó la candidatura de su rival a la presidencial, Ahmad Chafiq, el último primer ministro del derrocado presidente Hosni Mubarak.

Los Hermanos Musulmanes poseen más de la mitad de los escaños del parlamento tras las elecciones legislativas que se celebraron entre noviembre y febrero.

Según este diputado y dirigente del Partido de la Libertad y la Justicia (PLJ), la vitrina política de los Hermanos Musulmanes, "este golpe de Estado empezó con la absolución de los altos responsables de la seguridad en el juicio de Mubarak", el pasado 2 de junio.

"Y (el golpe) se termina dos días antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, con la invalidación de la llamada ley de aislamiento político", añadió.

En otra decisión este jueves, la Corte Suprema decidió invalidar esta ley, que prohíbe a los ex altos cargos del régimen de Hosni Mubarak presentarse a las elecciones, lo que permitirá a Ahmed Shafiq ser candidato a las presidenciales que se celebran este fin de semana.

Shafiq, último primer ministro de Mubarak, se enfrentará en la segunda vuelta de las presidenciales, el 16 y el 17 de junio, a Mohamed Mursi, candidato de los Hermanos Musulmanes.

El edificio de la Corte Suprema, en el sur de El Cairo, fue puesto bajo vigilancia del ejército y varias personas se manifestaron para protestar contra estas decisiones.

"Esto quiere decir que la revolución se ha terminado", dijo un manifestante que vino a protestar contra la decisión de mantener a Shafiq como candidato, acusado por sus detractores de ser el favorito del consejo militar que dirige el país.

"No queremos más 'fulul'", gritaron los manifestantes, un término peyorativo para designar los "restos" del antiguo régimen.

La ley invalidada este jueves prohibía ejercer derechos políticos durante diez años "a cualquier presidente de la República, vicepresidente, Primer Ministro, presidente del Partido Nacional Demócrata (PDN, partido de Mubarak), hoy disuelto, secretario general o miembro de su consejo político".

Esta ley, calificada de "selectiva y vengativa" por la defensa de Ahmed Shafiq, concierne a las personas que ocuparon alguno de estos puestos durante los diez años anteriores al 11 de febrero de 2011, la fecha de la caída de Mubarak por la presión popular.

Durante un mitin electoral, Shafiq se mostró satisfecho con una "decisión histórica" del Tribunal Constitucional.

Ex comandante del ejército del aire y luego ministro de la Aviación Civil, Shafiq, de 70 años, fue nombrado primer ministro justo antes de la caída de Mubarak y sus detractores consideran que su victoria en las presidenciales arruinaría las esperanzas prodemocráticas de la revuelta popular.

apr / RDS