Burns. Una familia que ya tuvo roces con el gobierno federal ocupó una sede oficial en un refugio nacional de vida silvestre en Oregon y está pidiendo a miembros de milicias que se unan a ellos.

Ammon Bundy hijo del ganadero de Nevada Cliven Bundy, quien estuvo involucrado en una disputa con el gobierno por derechos de pastoreo dijo al diario The Oregonian el sábado que él y dos de sus hermanos estaban entre un grupo de decenas de personas que ocupan la sede en el Refugio Nacional de Vida Silvestre de Malheur.

La protesta comenzó como parte de una manifestación el sábado en apoyo a dos ganaderos de Oregon que enfrentan penas de cárcel por un incendio intencionado.

Bundy añadió que el grupo tenía previsto quedarse de forma indefinida en el refugio. Tenemos previsto quedarnos aquí años, desde luego , afirmó Ammon Bundy. Ésta no es una decisión que tomáramos en el último momento .

El jefe de policía del condado de Harney, Dave Ward, dijo a la gente que se mantuviera alejada del edificio, mientras las autoridades trabajan para desactivar la situación, afirmó The Oregonian.

Un líder de milicia de Idaho que ayudó a organizar la marcha anterior dijo desconocer las actividades posteriores, en las que milicianos y vecinos desfilaron ante la oficina del jefe de policía regional y de la vivienda de Dwight Hammond Jr. y su hijo Steven, los ganaderos que afrontan penas de cárcel.

Dwight Hammond, de 73 años, y Steven Hammond, de 46, dijeron haber iniciado los incendios en el 2001 y el 2006 para reducir el crecimiento de plantas invasivas y proteger su propiedad de los incendios forestales.

Ambos fueron condenados por los fuegos hace tres años y cumplieron condenas el padre de tres meses, el hijo de más de un año. Sin embargo, un juez determinó que sus penas eran demasiado leves según la ley federal y ordenó que vuelvan a prisión durante unos cuatro años cada uno.

La decisión ha generado controversia en una zona remota del estado. Las nuevas sentencias de los Hammond sembraron el descontento entre grupos de ultraderecha que rechazan la autoridad federal.

En un correo electrónico a sus seguidores, Ammon Bundy criticó al gobierno estadounidense por su proceso legal que describió como fallido.