En materia de política migratoria, la titular de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez, aseguró que México seguirá siendo un país de puertas abiertas para proteger a quienes lo necesiten, siempre y cuando se respeten las leyes mexicanas.

"Vamos a continuar y honrar la tradición mexicana de asilo y refugio. Somos y seremos solidarios con nuestros hermanos y hermanas centroamericanos, y con todos los que desde otras latitudes llegan a México buscando un mejor destino", enfatizó durante su participación en la XXXI Reunión de Embajadores y Cónsules 2020.

Sánchez Cordero enfatizó que México no será un territorio sin ley y sin autoridades, además de que no se permitirá que se pretenda convertir al país en una zona libre para la operación de bandas de traficantes de personas.

"La política migratoria seguirá fundada en la protección de los derechos humanos de las personas migrantes, en primer lugar de nuestros compatriotas, ya sea en México o en Estados Unidos", dijo.

La secretaria precisó que a pesar de que México experimentó grandes flujos migratorios en el 2019, a partir de agosto disminuyó la cifra para cerrar el año en niveles del 2017.

"Estaremos muy atentos a lo que ocurra en el primer trimestre de este año y anticiparemos medidas que permitan, en su caso, atender a las personas migrantes, en especial a las mujeres y menores de edad", concluyó.