El gobierno de México condenó la política de separación de familias migrantes emprendida por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, considerándola inhumana y cruel.

En conferencia de prensa, el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, precisó que México no promueve la migración ilegal y que no será indiferente a una medida que representa una violación de los derechos humanos y que pone en una situación de vulnerabilidad a niños menores.

“En abril, cuando se anunció la llamada política de “cero tolerancia”, nuestros consulados han actuado de manera rápida, visitando los centros de detención y los albergues donde se han identificado casos de niños de origen mexicano que han sido separados de sus padres”, puntualizó Videgaray.

De acuerdo con el Departamento de Seguridad Interior de los Estados Unidos, hay 1,995 casos de niños que han sido separados de sus padres por la aplicación de su política de cero tolerancia desde abril, de estos casos Videgaray indicó que han sido informados menos de 25 casos, es decir, alrededor de 1% de los casos son niños de nacionalidad mexicana.

“Nuestra red consular ha identificado un total de 21 casos de niños mexicanos que fueron separados de sus padres por esta nueva política, de los cuales la mayoría ya han sido repatriados a México, en los albergues solamente permanecen siete. La mayoría de los casos se trata de niños que provienen de Guatemala, Honduras y El Salvador”, precisó Videgaray en rueda de prensa.

Respecto a las medidas para hacer frente a la política estadounidense, Luis Videgaray informó que la red consular se mantiene en contacto con los familiares y visita los centros de detención y albergues, mientras que por la vía diplomática ya se expresó el rechazo de México a dicha política antimigratoria.

“Hacemos un llamado al gobierno de los Estados Unidos, al más alto nivel para que reconsideren esta política y se dé prioridad al bienestar y a los derechos de las niñas y los niños”, concluyó.