Bogotá. Decenas de miles de colombianos participaron este jueves en una de las marchas más robustas en contra de las políticas del presidente Iván Duque, cuyo gobierno luce debilitado tras 15 meses en el poder.

El diverso grupo de convocantes —sindicatos, estudiantes, indígenas, artistas, ambientalistas y partidos opositores— lidera un paro nacional contra los lineamientos políticos económicos, sociales y de seguridad del mandatario.

Con aire de victoria, algunas centrales obreras y manifestantes llamaron a mantenerse en las calles hasta que les responda el gobierno de Duque, quien ha debido encarar durante su mandato protestas de menor envergadura.

Pasadas las 7:30 de la noche en la Macarena (Bogotá) se empezó a sentir el cacerolazo que se promovió por redes.

“Este paro está programado por 24 horas, pero si el gobierno no hace un pronunciamiento respecto a las solicitudes, muchos de nosotros nos mantendremos en el paro de manera indefinida”, dijo Óscar Romero, directivo de la Central Unitaria de Trabajadores.

Sin mayorías en el Congreso y un rechazo de 69% en las encuestas, Duque aseguró que la huelga responde a una campaña de “mentiras”, que busca desatar la violencia.

La mayoría de las movilizaciones menguaron en la tarde, especialmente en la capital por lluvias. También hubo plantones en Madrid, Berlín y Sydney.

El analista Jason Marczak dijo que las marchas son una demostración del “descontento en la región; “de reclamos no resueltos y la profunda polarización que sirven de escenario para la manifestación masiva”.

Toque de queda por disturbios.

Por “saqueos” y “hechos violentos”, en los que resultaron lesionados 23 uniformados y dos manifestantes del total nacional, la alcaldía de Cali decretó toque de queda desde las 7 de la noche de este jueves hasta las 6 de la mañana locales de hoy.