La VI Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) marcó un punto de partida para relanzar el diálogo en la región, coincidieron especialistas.

A pesar de las diferencias los líderes, aprobaron la declaración de la Ciudad de México, de 44 puntos, así como seis declaraciones especiales entre ellas la necesidad de poner fin al bloqueo económico sobre Cuba, la cuestión de las Islas Malvinas o la lucha contra el cambio climático.

Para Élodie Brun, profesora-investigadora del Centro de Estudios Internacionales de El Colegio de México, desde el punto de vista de las relaciones internacionales fue importante el mensaje de apoyo al multilateralismo.

“La declaración final es un hito y significa que hay voluntad de dialogar. Aunque se destaca la democracia, no se mencionó la crisis en Venezuela o Nicaragua, los derechos de los migrantes se mencionan, pero sabemos que varios países enfrentan problemas en la gestión de los flujos, la declaración existe pero es muy genérica”, manifestó.

“La declaración contiene una fuerte huella mexicana lo cual es una forma de reconocer que México tiene un liderazgo en la Celac por el momento. Ejemplo de ello es la mención de la no intervención, algo importante para el gobierno actual, o cuando se mencionan iniciativas que han sido coordinadas por México como la resolución en la Asamblea de la ONU de abril de 2020 sobre el acceso equitativo a vacunas e insumos médicos”, agregó la especialista en América Latina.

Juan Carlos Baker, académico de la escuela de Gobierno y Economía de la Universidad Panamericana (UP), consideró que la reunión demostró que hay muchas ideas, conceptos e intereses, no obstante se sigue sin encontrar el hilo que conduzca todas las acciones a realizar a nivel regional.

“Durante mucho tiempo América Latina no ha sido capaz de estructurar o tener una idea que sea capaz de que todos los países se alineen. La reunión fue muy importante, la región no puede quedarse fuera en la lucha por el liderazgo internacional entre Estados Unidos y China”, opinó.

Pese a ser desafíos, ambos especialistas coincidieron en lo positivo que es abordar la lucha contra el cambio climático y la inclusión y paridad de género.

En cuanto a la propuesta del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, de crear “algo semejante” a la Unión Europea junto a Estados Unidos y Canadá para la integración económica, los expertos destacaron que es una concepción difícil ya que varios países tienen sus propios acuerdos comerciales.

“En su configuración actual la Celac no puede ya que es un foro de diálogo, hoy en día no puede pretender a esto (…) Hay muchos países que no tienen gran interés en tener un acuerdo económico por cuestiones para proteger su modelo de desarrollo o por cuestiones ideológicas. Recordemos el fracaso del proyecto Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) en el 2005, y hay países de la región que ya tienen esquemas de integración entre ellos o con otros países del mundo que van a impedir la reproducción de un acuerdo del tipo del T-MEC”, destacó la académica del Colmex.

El exsubsecretario de comercio exterior agregó que es difícil hasta en su propia concepción.

“La UE ha logrado hacer que los países cedan una parte de sus actividades o responsabilidades a una entidad supranacional en materia de finanzas, política exterior, comercio, etc, y en esa parte es difícil de conciliar”, dijo.

kg