El presidente Trump reveló en Twitter que nombrará al ex embajador John Bolton, comentarista de Fox News y cercano al Partido Republicano, como su nuevo asesor de seguridad nacional, lo hara en reemplazo del teniente general HR McMaster.

Será a partir del 9 de abril cuando se lleva a cabo el movimiento. En su mensaje, Trump agradeció a McMaster su trabajo; “siempre sería mi amigo”, agregó.

A pesar de las palabras amables en su tuit, Trump y McMaster nunca hicieron clic y, a menudo, parecían estar en desacuerdo en temas de política vinculados con Irán y Corea del Norte.

El nombramiento de Bolton, que no requiere la confirmación de parte del Senado, podría provocar cambios importantes en el enfoque de la administración de su política exterior.

Probablemente, su nombramiento acelerará los preparativos de la Casa Blanca para una cumbre propuesta para finales de mayo entre Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un. Bolton es un feroz halcón sobre Corea del Norte quien, en sus prolíficos escritos y comentarios televisivos, ha dicho que la guerra preventiva, probablemente, sea la única forma de impedir que Corea del Norte obtenga la capacidad de atacar a Estados Unidos con un misil nuclear.

“Tenemos que preguntarnos si estamos preparados para tomar medidas preventivas, o conformarnos en vivir en un mundo donde Corea del Norte, y muchas otras personas, tengan armas nucleares”, dijo recientemente frente a las cámaras de Fox News.

Adiós a su abogado estrella

John Dowd, el abogado personal de Donald Trump, renunció en medio de una reorganización en el equipo legal del presidente, después de haber pedido hace unos días poner fin a la investigación sobre la supuesta injerencia rusa.

En un correo electrónico a The Washington Post, Dowd escribió: “Quiero al presidente y le deseo el bien”.

La partida de Dowd fue, en alguna medida, una decisión de mutuo acuerdo entre las dos partes, debido a que Trump habría perdido su confianza en la capacidad de Dowd de manejar la investigación sobre la injerencia rusa a cargo de el fiscal especial Robert Mueller.

En las últimas semanas, Dowd se enfrentó con el presidente por no estar de acuerdo con sus estrategias de cara a la investigación, según tres personas familiarizadas con la decisión.

Y los despidos, continúan.