La Haya. Con decenas de miles de manifestantes en Viena, Bruselas, disturbios en Holanda y escenas de saqueo y vandalismo en las Antillas francesas, las protestas contra las medidas anticovid emprendidas por los gobiernos se van endureciendo en todo el mundo.

Europa se enfrenta a una nueva ola de infecciones por Covid-19, por lo que varios países han decidido reforzar las restricciones. El viernes, Austria anunció que confinará de nuevo a la población a partir del día de hoy y que la vacunación anticovid se tornará obligatoria en febrero.

En Holanda, la policía informó el día de ayer 21 de noviembre, de que detuvo a 19 personas tras una segunda noche de protestas violentas.

En La Haya, varios policías antidisturbios cargaron contra grupos de manifestantes que les lanzaban piedras y otros objetos en un barrio popular, y utilizaron un cañón de agua para apagar un incendio de bicicletas en una intersección de calles muy frecuentada, explicó en un comunicado la policía de la capital.

La policía efectuó un total de "19 detenciones por proferir insultos, entre otras cosas", añade el texto.

El viernes por la noche, la ciudad portuaria de Róterdam registró episodios de violencia en manifestaciones, en las que dos personas resultaron heridas y 51 detenidas.

En Bruselas, varios miles de personas salieron a las calles a protestar contra las medidas que el gobierno anunció contra la nueva ola de Covid-19.

La policía usó cañones de agua y gases lacrimógenos para dispersar la concentración. Miles de personas intentaron salirse de la ruta autorizada  por el ayuntamiento de Bruselas, situación que fue repelida por la policía.

Vacunación obligatoria

En Austria, el gobierno anunció que confinará de nuevo a la población a partir del día de hoy y que la vacunación anticovid se tornará obligatoria en febrero.

Estas medidas desataron el sábado una multitudinaria protesta en Viena. Unas 35,000 personas, según la policía, salieron a la calle, convocadas por el partido de extrema derecha FPÖ, aunque su líder, Herbert Kickl, no acudió por dar positivo al virus.

Con pancartas denunciando "la corona-dictadura" y eslóganes como "no a la división de la sociedad", la multitud se reunió en el corazón de la capital austriaca.

La protesta se desarrolló bajo fuerte vigilancia policial, ya que las fuerzas del orden temían la llegada de vándalos, militantes neonazis y del movimiento identitario, de extrema derecha.

En Australia, unas 10,000 personas se manifestaron el sábado en Sídney en rechazo a la vacunación que es obligatoria solo en algunos estados y territorios para determinados grupos profesionales. Cerca del 85% de la población australiana mayor de 16 años está totalmente vacunada.

En las Antillas francesas, la movilización de opositores al pase sanitario y a la vacunación obligatoria del personal de atención médica, apoyada por un colectivo de sindicatos y organizaciones de la sociedad civil, se ha vuelto violenta en Guadalupe.