Hubo quien lloró de emoción. Los simpatizantes de Emmanuel Macron y de Marine Le Pen daban rienda suelta a su alegría, unos por el gigantesco logro conseguido y los otros por la oportunidad de revancha.

Son las 8 de la noche, la primera proyección de los resultados de la primera vuelta aparece en las pantallas de televisión. Macron, 23.7%; Le Pen, 21.7 por ciento.

¡Macron presidente! , gritan los simpatizantes del joven candidato centrista y proeuropeo Emmanuel Macron, reunidos en el centro de convenciones de la Porte de Versailles, en el sur de París.

¡Vamos a ganar! , replican los militantes del Frente Nacional, 300 km más al norte, en la ciudad de Hénin-Beaumont, uno de los feudos del partido de extrema derecha.

Los dos candidatos que disputarán la segunda vuelta de las presidenciales, el 7 de mayo, aparecerían más tarde, sonrientes, incluso radiantes, ovacionados por sus partidarios. Algo más, las encuestas no se equivocaron en esta ocasión.

La caída socialista

Al cierre de la edición, los números revelaban una caída súbita del partido en el gobierno, el de Francois Hollande.

Emmanuel Macron, del movimiento En marche!: 23.9%; Marie Le Pen, del Frente Nacional: 21.42%; Francois Fillon, del partido Los Republicanos: 19.94%; Jean-Luc Mélenchon, de Francia Insumisa: 19.56%; Benoît Hamon, del Partido Socialista: 6.35%, y, en total, los seis candidatos restantes acumulaban 8.9% de los votos.

Macron, eufórico

En la Porte de Versailles, en París, donde se congregaban más de 1 millar de periodistas, incluyendo 600 medios internacionales, el ambiente acaba pareciéndose al de una discoteca, con luces de color azul y rosa proyectándose en el escenario, como una metáfora de los apoyos de la izquierda y la derecha al héroe del día.

En su nombre, encarnaré (...) la voz de la esperanza para nuestro país y para Europa , declaró Macron al tomar la palabra frente a cientos de simpatizantes que celebraban su triunfo en la primera ronda en una velada en París.

En un año, hemos cambiado el rostro de la vida política francesa , aseguró este exministro de Economía de François Hollande, quien creó su movimiento ¡En Marcha!, ni de izquierda ni de derecha , hace apenas un año, poco antes de renunciar al gobierno.

En momentos en que nuestro país atraviesa un momento inédito, marcado por el terrorismo, los desafíos económicos y ecológicos, los sufrimientos sociales, respondió de la mejor manera, yendo a votar masivamente , afirmó Macron.

La participación en estos comicios rondó 70%, una de las más altas de los últimos 40 años.

Le Pen, la familia-partido

Marine Le Pen, hija del líder histórico de la extrema derecha francesa, lloró de alegría cuando en el 2002 su padre provocó un terremoto político pasando a la segunda vuelta de las presidenciales. Quince años después, ella repite la hazaña. La de ha sido la noche más importante de su vida política.

Hemos superado una etapa , declaró la líder del Frente Nacional (FN), urgiendo a los franceses a aprovechar esta oportunidad única para liberar al pueblo francés .

La candidata del pueblo, como se presentó ante sus seguidores pasadas las 9 de la noche, celebró en su feudo de Hénin-Beaumont un resultado histórico . La primera etapa para llevar a los franceses al Elíseo se ha franqueado , proclamó. Ante su duelo en segunda vuelta con Macron, al que llamó el heredero de Hollande , Le Pen exhortó a todos los patriotas franceses a apoyarla para lograr una gran alternancia para liberar al pueblo francés .

Francia sufre un sismo similar al de 2002 cuando Jean-Marie Le Pen logró pasar a la gran final en contra de Jacques Chirac.