El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, agradeció la invitación a la Cumbre del G20 en Japón y lamentó no poder asistir debido a retos urgentes en el país, pero envió un mensaje en el que llamó a la cooperación en materia migratoria, y puso como ejemplo el acuerdo entre su país y Estados Unidos.

"En la actualidad, entre otros asuntos globales, sobresale en fenómeno migratorio. Nosotros pensamos que optar por la cooperación para el desarrollo es mucho más constructivo que cerrar las fronteras o recurrir al uso de la fuerza", escribió López Obrador en una misiva, dada a conocer por el canciller Marcelo Ebrard en su cuenta de Twitter @m_ebrard.

El canciller Marcelo Ebrard compartió a través de su cuenta de Twitter la carta que el presidente López Obrador envío a los líderes del G-20, donde agradeció al primer ministro Abe por la invitación a la cumbre pero lamentó no pudir acudir porque "en México hay retos urgentes que reclaman mi atención y mi permanencia en el país". 

En el mensaje, fechado el 24 de junio, el mandatario expuso que "la política exterior de México se rige por los principios de la autodeterminación de los pueblos; la no intervención; la solución pacífica de las controversias; la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales".

Entre los pilares de la política exterior mexicana, también citó "la igualdad jurídica de los Estados; la cooperación internacional para el desarrollo; el respeto, la protección y promoción de los derechos humanos, y la lucha por la paz y la seguridad internacionales".

"En lo inmediato, me satisface y enorgullece atenerme a estos lineamientos y aplicarlos en las cordiales relaciones entre nuestros países", acotó.

El jefe del Ejecutivo resaltó que para México "optar por la cooperación para el desarrollo es mucho más constructivo que cerrar las fronteras o recurrir al uso de la fuerza", y destacó que la Agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas "llama a impulsar actividades productivas, crear empleos y bienestar en los pueblos más pobres y marginados de la tierra".

En su carta, agregó que "este enfoque es aplicable a todas las zonas de origen de la migración y en cualquier circunstancia. Luego de hacer a un lado la confrontación, los gobiernos de México y Estados Unidos hemos acordado, entre otras cosas, responder al fenómeno migratorio mediante la promoción al desarrollo en Centroamérica y el sur-sureste de nuestro país".

(Con información de Notimex)