Beirut. La Organización de las Naciones Unidas negoció ayer un acuerdo entre el gobierno y los rebeldes sirios en la ciudad de Homs, que permitirá que la ayuda llegue a los ciudadanos hambrientos, un hecho que ofrece una primera y pequeña señal de que las conversaciones de paz en Ginebra están dando resultados.

La ONU celebró lo que denominó una pausa humanitaria que permitirá salir a las mujeres, niños, ancianos y heridos y entrar a la ayuda al casco antiguo, en el corazón de Homs, que ha sido asediada por las fuerzas del gobierno durante casi dos años.

El acuerdo fue negociado durante semanas y la ONU esperaba que fuera sellado formalmente en los primeros días de las negociaciones de Ginebra, Suiza, hace casi dos semanas, para dar a las conversaciones un impulso inicial. Un convoy de 12 camiones con alimentos, medicinas y otra ayuda ha estado esperando para entrar desde entonces.

Sin embargo, el gobierno sirio se resistió a permitir que los suministros entraran en el área por la preocupación de que cayera en manos de los terroristas .

También se opuso a la insistencia puesta sobre Homs, al afirmar que otras zonas donde los suministros son escasos también deben ser ayudadas.

Las conversaciones de paz en Ginebra se detuvieron el viernes pasado sin mayores resultados y se reanudarán el próximo lunes.