Sao Paulo.- La policía de Sao Paulo dispersó el viernes con gases y bombas de ruido una manifestación contra el alza de la tarifa del transporte público que reunió a varios miles de personas.

La protesta fue convocada por la organización "Passe Livre" (tarifa gratuita), que protagonizó las históricas y multitudinarias movilizaciones de 2013 contra la corrupción y los deficientes servicios públicos, en plena Copa Confederaciones de fútbol.

Los organizadores indicaron que la protesta reunió a 20,000 personas, mientras las autoridades hablaron de 3,000.

Radicales Black Blocs, encapuchados y vestidos de negro, lanzaron piedras y bengalas a los policías, que respondieron con gas lacrimógeno.

Antes, dispersaron a un grupo que pretendía romper el trayecto autorizado. Hubo otros enfrentamientos a lo largo del recorrido.

"Pasó lo de siempre. La gente se manifiesta pacíficamente y ellos nos tiran gas", dijo a la AFP Isabella (prefirió no dar su apellido), una estudiante de derecho de 22 años, mientras secaba su sudor tras correr para escapar a los gases de la policía.

Dos agencias bancarias fueron atacadas, así como cabinas telefónicas y una patrulla de policía.

Unos 1,200 efectivos fueron desplegados para custodiar la marcha.

En medio de una marcada desaceleración económica y alta inflación en el país, las autoridades de Sao Paulo elevaron de 3 a 3.50 reales 1.30 dólares) el pasaje del transporte colectivo.

"El aumento del precio del transporte es incoherente con las condiciones de vida del pueblo brasileño y responde más a los deseos de lucro de intereses privados", dijo a la AFP Joseph Reichmann, un estudiante de letras de 28 años.

Los manifestantes, tal como en 2013, protestaron por el deficiente servicio de transporte y en favor de la tarifa gratuita para estudiantes.

"Je suis catraca" (yo soy torniquete), proyectaron los organizadores en el edificio de la alcaldía en referencia al "Je suis Charlie" nacido a partir del atentado al semanario francés Charlie Hebdo, que dejó 17 muertos.

Buses dejaron de circular, los comercios cerraron y algunos concesionarios de vehículos se protegieron con láminas de aluminio.

Una semana atrás otra manifestación terminó también en enfrentamientos con la policía.

En Río de Janeiro, unas 500 personas marcharon igualmente contra el aumento de la tarifa del transporte, de 3 a 3.40 reales (1.25 dólares).

La mayor economía de América Latina cerró 2014 con una inflación de 6.41%, por debajo del techo de la meta oficial de 6.5%, pero por encima del índice de 2013 (5.91%).