Se cumple una semana del estallido social en Chile y las manifestaciones no disminuyen sino que son cada vez más multitudinarias. Este viernes arranca la jornada con caravanas de camiones que detienen el flujo en las principales autopistas hacia la capital chilena, una protesta de los transportistas por los cobros al uso de las carreteras; por la tarde, se convocó una vez más, a concentrarse en la Plaza Italia. Con un panorama complicado esperan que la movilización sea pacífica ya que las anteriores terminaron en choque y represión por parte de las fuerzas de seguridad.