A pesar de la derrota electoral de Marine Le Pen en las presidenciales francesas, su partido de extrema derecha, el Frente Nacional (FN), que obtuvo un resultado histórico en las urnas, confirmó su consolidación en la política francesa.

Al término de una campaña pugnaz, la candidata del FN cayó vencida el domingo con 33.9% de los votos, frente al centrista Emmanuel Macron que se impuso con 66.1% de los sufragios.

Pero su fracaso fue agridulce. Con más de 10 millones de votos, el FN superó el récord de sufragios para su partido. En la misma elección hace 15 años, su padre consiguió apenas 700,000 votos frente al conservador Jacques Chirac.

Este resultado histórico , que confirma el auge de la ola nacionalista en Europa, instala al FN como la primera fuerza de oposición en Francia, expuso Le Pen.

Los franceses gastan demasiado

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, instó a Emmanuel Macron a reducir el gasto público de Francia cuando llegue al poder, juzgando que su nivel actual era insostenible a largo plazo.

Nos enfrentamos con Francia a un problema particular, los franceses gastan demasiado dinero y gastan mal , declaró a la prensa en Berlín Juncker, al día siguiente de que el centrista proeuropeo fuese elegido para la presidencia de Francia.

Los franceses dedican entre 53 y 57% de su Producto Interno Bruto (PIB) en sus presupuestos públicos, dado el nivel relativamente alto de la deuda, esto no puede funcionar a largo plazo , añadió el presidente de la Comisión Europea.

Corresponde también a los franceses hacer un gesto hacia los otros llevando a cabo las reformas necesarias, dijo.

Las declaraciones se produjeron días antes de que la Comisión Europea publique, el jueves, sus previsiones económicas de primavera para los países de la Unión Europea, seguidas, el 17 de mayo, de recomendaciones. Francia está presionada para que respete las reglas europeas del déficit público, según las cuales este no debe superar 3% del PIB europeo de este invierno.