Empresarios, políticos y la prensa estadunidense criticaron hoy el anuncio del presidente Donald Trump de imponer nuevas tasas a las mercancías mexicanas, y advirtieron que es un riesgo para la economía que se usen los aranceles como "herramienta para logar cualquier objetivo diplomático”.

El mayor riesgo comercial para Estados Unidos es que Trump considere que sus obsesiones comerciales beneficiarán a la reforma fiscal y a la desregulación, "pero mientras busca un segundo mandato, ahora estamos viendo al hombre arancelario desencadenado", consideró el periódico TheWall Street Journal.

"Dónde se detendrá, nadie lo sabe, lo que es malo para la economía y quizás para su propia reelección", advirtió el rotativo en un editorial, titulada "El hombre arancelario desencadenado".

Los aranceles que Trump pretende imponer a las mercancías provenientes de México también "aumentan la incertidumbre económica, porque ni siquiera se trata del comercio", apuntó el diario.

"El riesgo es que Trump ha llegado a ver los aranceles como una herramienta contundente para lograr cualquier objetivo diplomático. Son el elixir mágico de Trump que resolverá cualquier dolencia política (....)  Ninguna cadena de suministro está a salvo del hombre arancelario", alertó. 

El cotidiano resumió las controversias comerciales que durante dos años el mandatario ha mantenido con socios como China, con la que las conversaciones para un acuerdo comercial parecen rotas, o con Europa y Japón, amenazadas con la imposiicon de un arancel del 25 por ciento sobre la industria automotríz.

Los aranceles que Trump pretende imponer a las mercancías provenientes de México, que irían ascendiendo del 5.0 hasta el 25 por ciento, las jutificó como una "reprimenda" a su vecino del sur "por supuestos pecados de la inmigración" que no están bajo control del gobierno mexicano.

El rotativo hizo serios cuestionamientos a la política migratoria estadunidense, al señalar que "el primer problema aquí es que Trump está culpando a México por un desastre que no puede resolver. La causa real del reciente caos fronterizo es el atractivo de la política de asilo de los Estados Unidos".

Consideró que el mandatario tiene "razón en que los demócratas se niegan a ayudar, pero entonces ¿por qué cambiar el tema a México? (...) Culpar a México es una distracción que libera a los demócratas".

Concluyó que "el mejor escenario es que esta amenaza arancelaria es una farsa familiar de Trump, en la que amenaza con el caos para llamar la atención y luego retrocede".

"La reacción mexicana ha sido conciliadora, una buena señal. Los mercados bursátiles cayeron solo un 1.0 por ciento, lo que sugiere que los inversionistas también creen que Trump abandonará esa propuesta", subrayó.

Por su parte, el diario británico Financial Times publicó un reporte en el que destacó las iniciativas judiciales que preparan los propios empresarios estadunidenses, así como las preocupaciones de legisladores ante los eventuales riesgos para ambas economías por las medidas aunciadas por el mandatario. 

Citó que la Cámara de Comercio de Estados Unidos, el mayor grupo de presión empresarial, advirtió que el anuncio de Trump "puso en peligro las perspectivas de ratificación del acuerdo alcanzado con México y Canadá para renovar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte". 

Aseguraron que evalúan "vías legales para detener los aranceles, por los que la Casa Blanca invocó poderes de emergencia para hacer frente a lo que llama una crisis migratoria".

El presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes, Jay Timmons, citado por Financial Times, opinó que "la fusión del comercio y la inmigración crearon un 'cóctel Molotov político' que estaba destinado a causar sufrimiento".

"Estas tarifas propuestas tendrían consecuencias devastadoras para los fabricantes en Estados Unidos y para los consumidores estadunidenses", anticipó Timmons.

"Hemos llevado nuestras preocupaciones a los niveles más altos de la administración y les instamos a que consideren cuidadosamente el impacto de esta acción en las familias trabajadoras de todo el país", llamó el líder empresarial.

El asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, sugirió el viernes a los inversionistas "que vean esto con calma, vean lo que estamos tratando de hacer, esto es realmente un movimiento brillante del presidente para llamar la atención de México, para que nos ayuden".

En declaraciones a la cadena CNBC, Navarro aseguró que "esta no es una guerra arancelaria con México, de ninguna forma. Es una medida para que México haga lo que debe hacer".

El diario destacó la respuesta del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y la consideró como "cautelosa: pidió diálogo y diplomacia en una carta abierta a Trump que comenzó con un: 'No quiero confrontación'".

El viernes, el presidente mexicano insistió en que el proceso de ratificación del nuevo acuerdo comercial continuaría a pesar del este último revés del Trump.