Ciudad de México. España vivirá el domingo sus cuartas elecciones legislativas en los últimos cuatro años. La anterior, el 28 de abril, fue ganada por el Partido Socialista Obrero Español con 123 escaños, lejos de la mayoría absoluta (176).

Siete meses después, el panorama ha cambiado de forma radical. A los partidos Ciudadanos (Cs) y Popular (PP) les cambiará el panorama de acuerdo a una encuesta publicada por el diario El País el pasado domingo.

En abril, Ciudadanos logró 57 escaños, muy cerca del PP (66), que obtuvo el peor resultado en la historia del partido. El domingo podría cambiar totalmente el panorama. La encuesta de la empresa 40dB publicada en El País proyecta una caída brutal de Ciudadanos, pasaría de 57 a 14 escaños, y un incremento muy positivo del PP, de 66 a 91 escaños.

Por lo que respecta al PSOE, perdería sólo dos, para quedarse con 121 escaños. Sin embargo, los números podrían cambiar en las últimas horas, después de que el presidente Pedro Sánchez cometiera un error estratégico durante el debate televisado el pasado martes, cuando prometió llevar a España al expresidente de Cataluña Carles Puigdemont, quien escapó a Bélgica semanas después de haber declarado la independencia de Cataluña, tras haber organizado un referéndum ilegal el 1 de octubre del 2017.

La fiscalía tendría que ser la encargada de decidir si pide o no la extradición de Puigdemont. Por esta razón, Sánchez ha recibido fuertes críticas durante las últimas horas de parte de los partidos independentistas, señalando que con su oferta electoral no existe la división de poderes en España.

La ultraderecha, al asalto

Es Vox el partido que podría dar un salto importante el domingo. De acuerdo con El País, es probable que Vox duplique su número de escaños, al pasar de 24 a 46.

Entre las dos elecciones (28 de abril y las del domingo), el panorama en Cataluña cambió, a través de la sentencia del Tribunal Supremo sobre el procés, otorgando duras sanciones de cárcel a los políticos que ya se encontraban en prisión de manera preventiva.

Otro factor que ha producido cambios en las intenciones de voto es el liderazgo de Albert Rivera, líder de Ciudadanos. Sus continuos cambios ideológicos lo han terminado por perjudicar. El partido socialdemócrata creció siendo liberal pero ha sido arrastrado por la ultraderecha de Vox. Durante la campaña, Rivera dedicó gran parte de la agenda a Cataluña. Paradójicamente, fue el partido de Rivera el que otorgó respiración boca a boca al PP en muchas localidades. Ahora, el panorama ha cambiado. Su alianza con Vox y PP en Andalucía no le ha arrojado buenos resultados a nivel nacional, pues la percepción entre la población es que se ha convertido en un partido veleta.

La clave se encuentra en el PP. ¿Cuántos escaños le quitará al PSOE de Pedro Sánchez?