Dubai. Buques iraníes en el golfo Pérsico intentaron impedir que un petrolero británico navegara por el estrecho de Ormuz, una vía fluvial clave para el transporte de petróleo, informó Gran Bretaña, en lo que parece ser una escalada importante en las tensiones entre Irán y potencias occidentales.

El buque cisterna British Heritage se acercaba a la entrada norte del estrecho cuando su escolta naval británica, el HMS Montrose, “se vio obligada a posicionarse entre los buques iraníes” y el barco, según un comunicado del gobierno.

El barco de la marina emitió “advertencias verbales a los buques iraníes, que luego se dieron la vuelta”, continuó. “Estamos preocupados por esta acción y continuamos instando a las autoridades iraníes a reducir la tensión en la región”.

Irán negó que sus fuerzas detuvieran el petrolero con bandera de la Isla de Man, operado por la compañía de petróleo y gas con sede en Londres BP. En un comunicado realizado por las agencias de noticias iraníes, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán sostuvo que no hubo enfrentamientos con buques extranjeros en las últimas 24 horas.

Un funcionario estadounidense, hablando bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado para hacerlo públicamente, confirmó que un avión estadounidense capturó imágenes de los barcos iraníes en el momento en que interactúan con la tripulación de los barcos británicos.

El incidente se produce en medio de las crecientes tensiones entre Irán y Occidente, incluidas las medidas de Irán para expandir el enriquecimiento de uranio en lo que sería una violación del acuerdo nuclear del 2015 negociado con las potencias mundiales. Teherán refirió que está respondiendo a la presión de Estados Unidos tras la decisión de la administración Trump de abandonar el pacto, con el que Irán había frenado las actividades de energía nuclear a cambio de un importante alivio de sanciones.

La administración de Trump regresó al embargo casi total a la economía de Irán el pasado otoño. Desde entonces, Irán ha instado a los demás signatarios, incluidas las naciones europeas, a que cumplan con los beneficios económicos prometidos a Teherán en virtud del acuerdo.

¿Ojo por ojo?

La semana pasada, fuerzas británicas ayudaron a las autoridades españolas a detener un superpetrolero iraní en el mar Mediterráneo, cerca del territorio británico de Gibraltar, una medida que Irán denunció como “un acto de piratería”. El barco transportaba petróleo a la refinería siria en Banias, violando las sanciones de la Unión Europea, dijeron funcionarios en Gibraltar.