Washington. Treinta y cuatro oficiales del sector de lanzamiento de misiles nucleares están implicados en un escándalo por hacer trampas en exámenes y fueron despojados de su certificado en lo que se cree es la mayor falta de integridad de ese tipo entre los funcionarios nucleares, informó ayer la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

Algunos de los oficiales al parecer se enviaron mensajes de texto con las respuestas a una prueba mensual de su conocimiento sobre cómo operar los misiles. Otros pueden haber estado enterados del tema, pero no lo denunciaron.

El engaño fue descubierto durante una investigación de uso de narcóticos, que involucra a 11 oficiales de la Fuerza Aérea en seis bases en EU e Inglaterra.

De los tres oficiales de lanzamiento de misiles involucrados en el escándalo, dos están en la base aérea de Malmstrom, en Montana, y uno está en la base aérea F.E. Warren, en Wyoming. Los dos en Malmstrom están entre los implicados en el escándalo por hacer trampa.

Es la más reciente controversia que involucra a miembros del servicio que mantiene y opera los 450 misiles nucleares del país.

Pese a esos problemas, el máximo líder de la Fuerza Aérea trató de tranquilizar ayer al público acerca de la seguridad y la fiabilidad de su arsenal en tierra.

La fuerza de misiles nucleares sigue dispuesta y capaz de cumplir su misión , aseguró el general Mark A. Welsh III, el jefe de personal de la Fuerza Aérea de EU. (Con información de Associated Press)