Kano. El envejecido líder musulmán de esta ciudad al norte de Nigeria se inclinó hacia un micrófono ayer y le susurró a Dios su deseo de paz, luego de la muerte de al menos 185 personas por un ataque perpetrado por una secta islamista radical.

Sin embargo, en la calle el grafiti dio un mensaje diferente: Boko Haram bien .

Aunque los negocios reabrieron y el tráfico volvió a llenar las calles de la segunda mayor ciudad de Nigeria, la gente de Kano se mantuvo temerosa de que la secta radical conocida como Boko Haram atacará de nuevo. Esa tensión sólo aumentó cuando la policía anunció que habían descubierto 10 coches-bomba sin detonar en la ciudad.

La policía emitió un comunicado ayer por la noche para dar una explicación más completa de lo ocurrido durante el ataque del viernes en el que al menos dos terroristas suicidas de Boko Haram hicieron detonar dos coches-bomba. En su declaración, el comisario de policía, Ibrahim Idris, describió a los atacantes como parlantes de otros idiomas que normalmente no se escuchan en Kano, identificados mientras éstos asaltaron las estaciones de policía, oficinas de inmigración y la sede local de la policía secreta de Nigeria.

El ataque mató a 150 civiles, 29 policías, tres agentes de la policía secreta, dos agentes de inmigración y un funcionario de aduanas, expuso Idris, lo que aumentó la cifra a 185 muertos. Personal médico y funcionarios de emergencias anunciaron que aún esperan que la cantidad de muertos aumente.

Los agentes también han descubierto 10 coches-bomba en la ciudad, así como alrededor de 300 bombas de fabricación casera en latas de aluminio y otros explosivos, informó Idris.

Ayer, el emir de Kano, Ado Bayero, así como el gobernador del estado, Rabiu Kwankwaso, se sentaron al frente, en una mezquita por lo general llena de fieles; sin embargo, el servicio para conmemorar a los muertos y pedir a Dios por la paz atrajo a una multitud mucho más pequeña de lo habitual.

El ataque del viernes en Kano representa el más mortífero asalto realizado por Boko Haram, cuyo nombre significa la educación occidental es sacrilegio , desde el inicio de una campaña de terror que comenzó el año pasado. Boko Haram ha matado a 227 personas en lo que va del 2012, casi la mitad de las 510 personas que la secta asesinó en todo el 2011, según un conteo de The Associated Press.