Con el segundo juicio político contra Donald Trump los demócratas buscan impedir que se pueda lanzar a la candidatura presidencial del 2024, destacó Pía Taracena, internacionalista y académica de la Universidad Iberoamericana.

”El segundo juicio es histórico y es un tache en el historial de Trump por ser el único presidente en Estados Unidos en enfrentarse a este proceso dos veces. El procedimiento será interesante porque se atraviesa la toma de protesta de Joe Biden. Además, el impeachment tiene un objetivo político, el más importante, no dejarlo participar en el 2024 al ponerlo como una persona no viable para el cargo ante el doble juicio”, comentó.

La experta destacó que el proceso es simbólico al decirle a Trump que es una persona non grata, además de que podría tener consecuencias legales en el sentido de que se abra una investigación para revisar su actitud, específicamente por incitar a la insurrección.

Para Jeniffer Rubi, articulista del diario The Washington Post, “la mayoría de los miembros del Partido Republicano se están encogiendo de hombros frente a la sedición”.

El final del gobierno de Trump dejará una crisis en el Partido Republicano como pocas veces se ha visto en su historia, su apoyo hasta el final será tomado en cuenta por los milones de moderados.

perla.pineda@eleconomista.mx