París. Abdelkader Merah, el hermano del autor de los tiroteos en el suroeste de Francia, fue inculpado este domingo por complicidad de asesinatos y encarcelado en París, informó una fuente judicial.

El hermano de Mohamed Merah fue también inculpado por asociación de malhechores con vistas a la preparación de actos de terrorismo, y por robo en reunión de una motocicleta, el vehículo utilizado para cometer los crímenes, según la fuente.

Mohamed Mera, de 23 años, mató a tiros a tres niños y un profesor de religión de una escuela judía y a tres militares en Toulouse y Montauban entre el 11 y el 19 de marzo. El jueves fue abatido por fuerzas especiales de policía, que asediaron su apartamento durante más de 30 horas.

"Abdelkader Merah fue inculpado según los cargos solicitados por la fiscalía y encarcelado", afirmó la fuente.

"Las investigaciones efectuadas por los servicios de policía permitieron establecer contra Abdelkader Merah la existencia de indicios graves o concordantes que hacen verosímil su participación como cómplice en la comisión de crímenes vinculados con una empresa terrorista", explicó la fiscalía.

Poco después, su abogada, Anne Sophie Laguens, declaró que su cliente rechaza todos los cargos presentados contra él, condena firmemente los actos de su hermano, de los que no está nada orgulloso, y espera no convertirse en el chivo expiatorio de sus crímenes .

Una fuente policial había indicado el sábado que, en los interrogatorios, Abdelkader Merah, de 29 años, se dijo "orgulloso" de lo que hizo su hermano, un delincuente reconvertido en yihadista que estuvo en Afganistán y Pakistán y decía pertenecer a Al Qaeda.

Abdelkader Merah, también comprometido con el islamismo radical, fue trasladado el domingo por la mañana al Palacio de Justicia de París. Su esposa fue liberada tras cuatro días de detención provisional. Salió sin cargos.

Los dos fueron detenidos el miércoles en su domicilio en Auterive, a 40 kilómetros al sur de Toulouse.

Mohamed Merah estaba solo en el momento de las matanzas, pero los investigadores se preguntan si su hermano pudo ayudarlo logística o financieramente. Mohamed, pese a no tener ingresos, estaba fuertemente armado.

El examen del contenido de las computadoras de Abdelkader Merah no reveló de momento nada que pruebe su implicación. En el registro de su domicilio no se encontraron armas ni explosivos, según la policía.

Abdelkader estaba presente en el momento del robo de la poderosa moto que más tarde serviría a su hermano Mohamed para cometer los siete asesinatos.

Por otro lado, miles de personas participaron este domingo en marchas silenciosas en París, Toulouse y otras ciudades francesas en homenaje a las víctimas y "contra el racismo, el antisemitismo y el terrorismo".

"Marchamos juntos para defender los valores de Francia: la solidaridad, el respeto al prójimo, la búsqueda de la justicia", declaró el gran rabino de Francia, Gilles Bernheim, en Toulouse.

"Hay que denunciar estos crímenes, el racismo y la utilización que pueda hacerse de este hecho, y poner el acento en la convivencia", comentó en París Patrick, un profesor de 63 años.