El ex presidente estadounidense George W. Bush describió el clima político en Washington como "bastante feo" bajo el gobierno de Donald Trump pero expresó optimismo de que Estados Unidos saldrá adelante a pesar del discurso político divisivo.

"No me gusta el racismo y no me gustan los insultos y no me gusta que la gente se sienta alienada", dijo Bush, de 70 años, en una entrevista con la revista People cuya edición impresa sale el viernes. "A nadie le gusta eso", añadió.

Durante la promoción de su primer libro de arte "Portraits of Courage: A Commander in Chief’s Tribute to America’s Warriors", Bush dijo que no sentía ansiedad sobre la dirección en la que se encaminaba el país.

"Soy optimista sobre dónde terminaremos", dijo Bush. "Ya hemos pasado por estos periodos antes y siempre encontramos una manera de salir de eso. Soy más optimista que muchos", añadió.

Bush discrepó marcadamente del nuevo gobierno de Trump en una entrevista separada con el programa "Today" de NBC el lunes, diciendo que él apoyaba una política inmigratoria de puertas abiertas y calificar a los medios como "indispensables para la democracia".

Bush y su esposa Laura dijeron a la revista que las ceremonias de inmigración, programas de salud reproductiva para mujeres en África y la capacitación en liderazgo para mujeres musulmanas de Oriente Medio impartidos por el Centro Presidencial George W. Bush eran una diferencia con el aislacionismo de Trump.

"Hay muchas maneras de denunciar", dijo e

l ex presidente. "Pero en realidad es a través de acciones defendiendo los valores importantes para Laura y para mí. Somos una nación afortunada y debemos ayudar a los otros", agregó.

Bush se encogió de hombros cuando People le preguntó si las políticas de inmigración de Trump podrían amenazar los programas del centro. "Ahora que lo menciona, podría molestarme pero hallaremos las maneras para llevarlas adelante", afirmó.

erp