Beirut. Como parte de un acuerdo respaldado por la ONU para llevar alivio a los residentes hambrientos de Madaya, un pueblo sirio asediado que se han visto obligado a comer hojas y gatos, llegó el primer envío de ayuda alimentaria que desesperadamente necesitaba el pueblo sirio.

Cerca de 50 vehículos repletos de alimentos y suministros médicos abandonaron Damasco, la capital de Siria, hacia Madaya, un poblado cercano a la frontera libanesa, dijo Pawel Krzysiek, un portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja, que viajaba con el convoy. Los primeros vehículos del convoy, todo en las horas de la ciudad después.

Ha comenzado la operación. Es probable que dure un par de días , dijo Marianne Gasser, jefa delegacional del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Siria, a través de un comunicado.

Desde julio, los residentes de Madaya se han enfrentado a un bloqueo como castigo por parte de las fuerzas del gobierno sirio y los combatientes aliados de Hezbóla, la poderosa milicia chiita libanesa. Imágenes difundidas en redes sociales muestran a los residentes escuálidos diciendo que ellos han recurrido a hacer sopa con el pasto y hasta a comer animales domésticos para su sustento.

La gente está nerviosa pero agradecida de que la ayuda está llegando , dijo Badie Abdulhalim, de 39 años y residente de la ciudad. Tengo cuatro niños pequeños que no ahn tomado leche o alimentos durante siete meses .

Grupos de ayuda han dicho que al menos dos docenas de personas, entre ellos niños, han muerto de hambre en Madaya, una ciudad a favor de la rebelión. Una rama de Médicos Sin Fronteras dijo que cinco personas, entre ellas un niño de nueve años, murieron de hambre el domingo en Madaya.

Mientras tanto, el lunes, ataques aéreos rusos en la provincia norteña de Alepo mataron al menos a 12 estudiantes sirios, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, que supervisa el conflicto.

Rusia, que intervino en el conflicto en septiembre pasado para apuntalar al presidente Bashar al-Assad, ha sido acusado por grupos de derechos humanos de matar a decenas de civiles con ataques aéreos de todo el país. Los funcionarios en Moscú niegan tales acusaciones.

El acuerdo para proporcionar alivio a Madaya negociado la semana pasada con el gobierno sirio es un raro rayo de esperanza en el conflicto. El Programa Mundial de Alimentos de la ONU dice que la comida con destino a Madaya alimentará a unos 40,000 residentes durante un mes.

Un portavoz del CICR dijo que el acuerdo también implicaba unos 20 camiones con alimentos y medicinas que fueron enviados a Fua y Kefraya, pueblos progubernamentales en el noroeste de Siria que han sido asediados por los rebeldes anti-Assad.

Los bloqueos son comunes en la guerra civil de Siria, que ha dejado más de 250,000 muertos y millones de personas desplazadas.