Madrid. El Ejecutivo español del socialista Pedro Sánchez, el más femenino de la historia de España, tomó posesión poniendo el acento en la igualdad de género, antes de dedicarse al reto de gobernar con un exiguo apoyo en el Parlamento.

Las 11 mujeres y seis hombres del Ejecutivo del socialista, de 46 años, asumieron el control de los ministerios, hasta ahora en manos del gobierno saliente del conservador Mariano Rajoy, tumbado el viernes pasado con una moción de censura.

Antes, juraron el cargo en el Palacio de la Zarzuela, delante del rey y frente a la Constitución, pero en ausencia de símbolos religiosos, a semejanza de Sánchez, quien ya lo hizo el sábado sin la Biblia y el crucifijo, saltándose la tradición.

Este gobierno, el más femenino de la Unión Europea (UE), “tiene que trabajar cada día para lo más importante de la democracia: achicar las desigualdades entre hombres y mujeres)”, aseveró la nueva vicepresidenta, Carmen Calvo, tras asumir su cargo.

De hecho, la primera ley que debatirá el Congreso de los Diputados busca que los funcionarios del Poder Judicial “tengan formación en violencia de género”, anunció la portavoz parlamentaria del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Adriana Lastra.

La gran duda es si el Ejecutivo tendrá la capacidad de gobernar con un apoyo de apenas 84 de 350 diputados en la Cámara Baja y si podrá llegar al fin de la legislatura, previsto en el 2020.