Londres.- Los comentarios de apoyo del Gobierno británico ayudaban a elevar las golpeadas acciones de BP, atenuando la noticia de que el derrame de la petrolera británica en el Golfo de México es mucho mayor de lo estimado previamente.

Respondiendo a las iniciativas de los funcionarios estadounidenses para conseguir más fondos de BP destinados a la limpieza, los ministros británicos atendieron los pedidos para que defendieran al mayor pagador de dividendos de Gran Bretaña y enfrenten la percepción de críticas a Londres del presidente estadounidense Barack Obama.

"A todos nos preocupa el impacto humano y ambiental y como ha dicho el Primer Ministro, entendemos las preocupaciones de la administración estadounidense", dijo el ministro de Finanzas George Osborne después de hablar con el presidente ejecutivo de BP Tony Hayward por teléfono.

"El Primer Ministro también tiene claro que necesitamos soluciones constructivas y que recordamos el valor económico de BP para la gente en Gran Bretaña y Estados Unidos", agregó Osborne tras los pedidos de empresarios, políticos y diarios para que defendiera a BP.

Postura crítica

Una caricatura en el diario Daily Telegraph mostraba a Britannia, un emblema del orgullo nacional, dejando su escudo y agarrándose el casco mientras Obama le da una patada en el trasero.

Una editorial en el diario decía que Gran Bretaña debería evitar una brecha diplomática con su aliado histórico pero tendría que defenderse contra el lenguaje "claramente poco útil" y "agresivamente patriotero" de Obama.

"Francamente no creo que vayamos a alcanzar una solución, frenando más rápido la liberación de petróleo en el océano, si permitimos que esto se hunda en una espiral de represalias diplomáticas y disputas políticas", dijo el viceprimer ministro británico Nick Clegg a los delegados en un foro de negocios durante una visita a España.

Acciones suben

Las acciones de BP, que ha perdido decenas de miles de millones de dólares en valor desde que explotó el pozo el 20 de abril, ganaban 7.25% a 392 peniques, repuntando desde el mínimo en 13 años del jueves y extendiendo un rebote que empezó el jueves en Nueva York.

"Es posible que la gente se haya visto alentada por el hecho de que la retórica política no está sólo a un lado del Atlántico", dijo una analista de Barclays Capital, Lucy Haskins.

Una portavoz del primer ministro David Cameron dijo a los reporteros que él estaba deseoso de hablar con Obama, en una llamada programada para el sábado, y preveía que fuera una conversación de "estadistas y de trabajo".

A los inversores no parecía interesarles mucho la noticia que se conoció después de que el mercado estadounidense cerró el jueves, de que el flujo del pozo podría ser tan alto como 40,000 barriles (6.36 millones de litros) por día, el doble de lo que se creía antes.

Los temores por los pagos de dividendos de BP también han contribuido a la severa presión sobre las acciones de la compañía.

Políticos estadounidenses quieren que BP lo suspenda y destine los fondos a cubrir el costo de la limpieza, incluso a pesar de que la compañía dijo varias veces que pagará el precio de la respuesta al mayor derrame en la historia de Estados Unidos.

"Consideramos todas las opciones para el dividendo, pero no se ha tomado ninguna decisión", dijo Hayward, de BP, al Wall Street Journal.

El diario dijo que BP, alguna vez la mayor compañía británica en valor de mercado, podría recortar o aplazar el dividendo que se tiene que anunciar el 27 de julio, u ofrecer un pagaré a los accionistas.