El primer ministro conservador británico, David Cameron, preparó a la población para los "dolorosos tiempos" que se avecinan debido a las "duras" medidas en preparación para sanear las finanzas públicas, achacando a su antecesor el "terrible" legado económico.

Cameron, que dirige desde hace casi un mes un histórico gobierno de coalición formado por conservadores y liberal demócratas, estimó que el problema del déficit masivo y la deuda creciente era "peor" de lo que creía cuando accedió al poder, aunque "no tan grave como Grecia".

"El cómo lidiemos con estas cuestiones afectará nuestra economía, nuestra sociedad, incluso a todo nuestro estilo de vida", afirmó el primer ministro explicando a sus conciudadanos los "dolorosos tiempos inevitables" que les esperan.

"Las decisiones que tomemos afectarán a todas y cada una de las personas en este país. Y los efectos de estas decisiones durarán años, tal vez décadas", advirtió a dos semanas de presentar al parlamento un presupuesto de emergencia.

Cameron convirtió en prioridad absoluta de su gobierno la reducción del déficit público, que aumentó a 163,000 millones de libras (190,000 millones de euros, 250,000 millones de dólares) en el último ejercicio fiscal, o el equivalente del casi 12% del PIB, contra 3% antes de la crisis financiera.

La deuda total supera por su parte el 70% del PIB británico.

El primer ministro afirmó que "la crisis de la deuda era el legado del gobierno anterior", dirigido por el laborista Gordon Brown.

Precisó que si no se hace nada, Gran Bretaña deberá pagar en cinco años intereses por la deuda estimados en "70,000 millones de libras".

"A menos que actuemos ahora, los pagos de los intereses dentro de cinco años pueden terminar siendo más altos que la suma gastada en escuelas, (lucha contra el) cambio climático y transporte" juntos, agregó Cameron.

A pesar de todo, el primer ministro señaló que la posición del Reino Unido era mejor que la de Grecia, que estuvo al filo de la bancarrota antes de ser rescatada por la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) a cambio de drásticas medidas de austeridad.

Cameron no detalló sin embargo cómo se traducirán para el ciudadano de a pie estas "decisiones difíciles" destinadas a recortar el déficit.

El nuevo gobierno, que ya anunció un primer programa de recortes inmediatos de 6,200 millones de libras, presentará el próximo 22 de junio al parlamento un nuevo presupuesto para 2010/11.

RDS