Brownsville. La grabación de niños migrantes llorando y pidiendo a sus padres en un centro de detención en la frontera ha causado angustia en Estados Unidos, intensificando la controversia sobre la política del gobierno actual de separar a padres e hijos.

“¡Papá! ¡Papá!” dice un niño en la grabación que fue obtenida inicialmente por ProPublica y suministrada a The Associated Press.

Jennifer Harbury, una abogada experta en derechos humanos, dijo que recibió la grabación, realizada la semana pasada, de una fuente dentro de la instalación. No dio detalles del lugar preciso en que se realizó la grabación.

La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, dijo que no había escuchado el audio pero afirmó que los niños en los centros de detención reciben buen trato. Insistió en que el gobierno tiene altos estándares para centros de detención y que los niños son bien atendidos, y declaró que es responsabilidad del Congreso cambiar las leyes para que no haya separaciones familiares.

El audio surge en momentos en que políticos y activistas están acudiendo a la frontera para visitar los centros detención y así incrementar la presión sobre el gobierno de Donald Trump.

“¿Dónde está mi hijo?”

El lunes, unas 80 personas acudieron a un juzgado y se declararon culpables de haber ingresado ilegalmente a Estados Unidos. Muchas de ellas le preguntaron al juez: “¿Qué va a pasar con mi hija?” o “¿Dónde está mi hijo?”.

Los abogados en el juzgado dijeron que entre los inmigrantes había poco más de una veintena de menores de edad, y que el juez le dijo a los asistentes que no sabía cuál sería el destino de los pequeños.

Varias delegaciones de congresistas inspeccionaron aglunoscentros de acoplo de inmigrantes en Brownsville, Texas, donde cientos de niños están recluidos. Algunos pudieron hacerlo, otros no.

El senador federal Bill Nelson acusó al gobierno de Trump de “encubrimiento”, luego de que se le negara la entrada a un centro de detención para niños en el sur de Florida.

“Es un agravio, como el senador de más alto rango en este estado, que el encargado de una agencia me diga que no puedo entrar a una instalación que recibe fondos federales, donde las vidas y la salud de niños están de por medio”, dijo Nelson.

Una coalición de secretarios estatales de justicia demócratas pidió que el gobierno de Donald Trump ponga fin a la política de “tolerancia cero” que lleva a los detenidos en la frontera directamente a un juicio.