París.- Francia registró un récord de 41,622 nuevos casos de Covid-19 en las últimas 24 horas, alrededor de 15,000 nuevos contagios más que la víspera, lo que evidencia un deterioro de la situación sanitaria, según cifras publicadas por las autoridades sanitarias.

El país registró un total de 165 decesos en las últimas horas, debido al nuevo coronavirus.

Por todo ello, Francia extendió desde este jueves los toques de queda a cerca de dos tercios de su población, en tanto que España considera una acción similar y la ministra de Relaciones Exteriores de Bélgica fue trasladada a cuidados intensivos con Covid-19, mientras avanza la segunda ola de la pandemia en Europa.

El primer ministro francés, Jean Castex, anunció que un toque de queda impuesto la semana pasada en París y otras ocho ciudades se extendería a 38 departamentos más, confinando a 46 millones de los 67 millones de habitantes del país en sus hogares desde las 21:00 a 06:00 horas locales.

"Una segunda ola de la epidemia de coronavirus está en marcha en Francia y Europa. La situación es muy grave", dijo Castex.

En España, donde el ministro de Salud, Salvador Illa, dijo que la epidemia estaba ahora "fuera de control" en muchas áreas, las autoridades regionales han presionado al gobierno para que imponga un toque de queda nacional el jueves.

Después de que Europa parecía haber recuperado cierto control sobre la epidemia tras los dramáticos confinamientos de marzo y abril, un aumento de casos en las últimas semanas ha vuelto a poner al continente en el centro de la crisis.

Si bien las hospitalizaciones y las muertes no han abrumado hasta ahora a los sistemas de salud como durante la ola inicial a inicios de este año, a las autoridades de muchos países les preocupa que la situación esté alcanzando rápidamente un punto de inflexión.

Alemania, que informó más de 10,000 casos diarios por primera vez, extendió las advertencias de viaje para Suiza, Irlanda, Polonia, la mayoría de las regiones de Austria e Italia, incluida Roma.

"Aún tenemos la posibilidad de frenar una mayor propagación del virus", dijo en Berlín Lothar Wieler, del Instituto Robert Koch, la agencia de enfermedades infecciosas de Alemania.

Más de 5.3 millones de personas en toda Europa han contraído la enfermedad y más de 204,000 han muerto, según el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, por su sigla en inglés). Eso se compara con 8.3 millones de casos en Estados Unidos y 7.7 millones en India.

La canciller belga, Sophie Wilmes, ingresó en cuidados intensivos el jueves, justo un día después de que el ministro de Salud alemán, Jens Spahn, dio positivo.

El resurgimiento en las últimas semanas contrasta con varios países de Asia y el Pacífico, desde China hasta Corea del Sur o Nueva Zelanda, donde los confinamientos draconianos y el rastreo riguroso de contactos han ayudado a contener la enfermedad.

Enfrentando los enormes costos del coronavirus, los líderes europeos están desesperados por evitar repetir los cierres que derrumbaron sus economías. Pero a medida que aumentan los casos y los servicios de salud se ven sometidos a una mayor presión, se vieron obligados a imponer y ampliar restricciones locales para a reducir reuniones públicas a áreas cada vez más amplias.