Dos carros-bomba estallaron hoy en un puesto de control en la ciudad de Diwaniya, en la provincia de Qadesiya, cerca de la casa del gobernador de la localidad, causando al menos 26 muertos y cerca de 30 heridos, informaron fuentes policiales.

El gobernador de Qadesiya, Salem Husein Elwan, salió ileso del doble atentado, pero entre las víctimas figuran varios de sus vecinos y policías que se encontraban en el puesto de control, según la policía iraquí, citada por la agencia de noticias Aswat al Iraq.

Un vocero del Ministerio iraquí de Defensa explicó que la primera explosión se produjo cuando un kamikaze intentó forzar un puesto de control con el objetivo de atacar la vivienda del gobernador, mientras la segunda ocurrió en el mismo lugar unos tres minutos más tarde.

La doble explosión causó destrozos en la casa del gobernador, situada en el centro de Qadesiya, así como daños en varios edificios de la zona, coches estacionados en los alrededores y vehículos de la Policía encargados de custodiar a Elwan.

Tras el ataque, las fuerzas de seguridad iraquíes cerraron los accesos a la ciudad de Diwaniya e intensificaron las medidas de vigilancia ante el temor a nuevos atentados.

El vicepresidente iraquí, Tarek al Hashemi, condenó el atentado, exigió abrir una investigación y solicitó revisar los planes de seguridad para evitar que vuelvan a ocurrir este tipo de sucesos.

Esta no es la primera vez que un gobernador de Qadesiya es objeto de un atentado, pues en agosto de 2007 el entonces gobernador Jalil Hamza y el jefe de la Policía de Diwaniya fallecieron por el estallido de un artefacto explosivo al paso del convoy en el que viajaban.

El atentado de este jueves en Diwaniya tiene lugar un día después de que el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, admitió que Irak 'todavía se encuentra en una espiral de peligro', pues aún afronta desafíos a pesar de avanzar hacia la seguridad y la estabilidad.

Además, este doble atentado se produce a un día de una serie de ataques perpetrados en Bagdad, entre ellos el atentado contra un vehículo de la embajada de Francia en Irak, que causó heridas a siete iraquíes.

RDS