Al menos cuatro personas, entre ellas un reportero de televisión, murieron el domingo por la explosión de una bomba durante una concentración de milicias chiitas en Dhamar, al sur de Saná, informó la agencia de prensa oficial Saba.

Un reportero que trabajaba para la milicia chiita Ansarualá y tres miembros de una policía creada por esta milicia murieron por esta explosión y otras 25 personas resultaron heridas, precisó Saba.

El primero fue identificado como Jaled al Washli, trabajador de Al Masira TV, perteneciente a la milicia chiita. Esta última confirmó la muerte de su reportero en su página de Facebook.

Según Saba, la bomba fue descubierta por miembros de la milicia en un edificio y estalló cuando trataban de desactivarla.

Pero un responsable de seguridad en Dhamar dijo a la AFP que el artefacto había sido colocado en un vehículo, y dio un balance de 27 heridos. Por el momento no se ha podido establecer un balance de fuente independiente.

Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) reivindicó la autoría de este atentado con bomba en un mensaje difundido en foros de internet yihadistas.

La red extremista sunita, bien implantada en el sur y el sureste de Yemen, prometió librar un combate sin piedad a Ansarualá y trata de movilizar a tribus sunitas para frenar el avance de la milicia chiita hacia otras regiones de Yemen.

Otras 49 personas murieron el miércoles en un atentado suicida contra partidarios de esta milicia durante una ceremonia religiosa en Ibb, en el centro de Yemen, según fuentes hospitalarias.

Ansarualá lanzó a principios del 2014 una ofensiva fulgurante a partir de su feudo de Saada que le permitió tomar el control de la capital, Saná, el 21 de septiembre, y ampliar luego progresivamente su influencia hacia el oeste y el centro de Yemen.

abr