Ciudad de Guatemala. De acuerdo con las declaraciones de un fiscal federal hechas el sábado, el exdictador, Efraín Ríos Montt, debe comparecer ante un tribunal penal por un caso de genocidio que involucra delitos contra indígenas guatemaltecos durante su gobierno de facto en la década de 1980.

El General retirado debe declarar el jueves ante la juez, Carol Flores, quien decidirá si se sigue adelante con los cargos de genocidio, expuso el fiscal Manuel Vásquez.

Ríos Montt gobernó Guatemala desde 1982 hasta 1983 tras un golpe militar y ha sido acusado de llevar a cabo algunas de las peores masacres de la guerra de civil. Tenía inmunidad legislativa previo a su reciente término como miembro del Congreso, el cual expiró el 14 de enero.

Ríos Montt ha dicho que está dispuesto a enfrentar a la justicia.

En este caso en cuestión, el Ejército está implicado en por lo menos 100 incidentes relacionados con al menos 1,771 muertes, 1,400 violaciones de los derechos humanos y el desplazamiento de por lo menos 29,000 personas, expuso Vásquez.

El caso involucra los primeros cargos por genocidio del país contra los generales retirados Mauricio Rodríguez Sánchez, Héctor Mario López Fuentes.

Los cargos por crímenes contra la humanidad imputados al general retirado Oscar Humberto Mejía, quien fuera el Ministro de Defensa durante el mandato de Ríos Montt y quien más tarde lo destituiría para hacerse cargo de la Presidencia, fueron suspendidos dado que el tribunal determinó que Mejía no tiene las facultades físicas o mentales para encarar un juicio.

Rodríguez y López han expuesto que también las condiciones de salud les han impedido enfrentar los procesos judiciales. Todos tienen 80 años.