Funcionarios de salud de Estados Unidos dijeron el domingo que se estaban preparando para la probable aparición de la nueva variante Ómicron de Covid-19 en el país, con restricciones que comenzarían el lunes para los viajeros procedentes de ocho naciones del sur de África.

"Inevitablemente llegará aquí", aunque aún no se han detectado casos, dijo el experto jefe de enfermedades infecciosas del país, Anthony Fauci, en el programa This Week de ABC News.

Ómicron, que se detectó por primera vez en Sudáfrica, ahora tiene casos confirmados en Australia, Bélgica, Botswana, Canadá, Gran Bretaña, Dinamarca, Alemania, Hong Kong, Israel, Italia y los Países Bajos.

El presidente Joe Biden, que regresó a Washington después del fin de semana festivo de Acción de Gracias, se reunirá con su equipo de respuesta a la Covid-19 más tarde el domingo, dijo la Casa Blanca.

Los funcionarios de salud de Estados Unidos también hablarán con sus homólogos en Sudáfrica el domingo para obtener "más información", dijo Fauci a NBC, agregando que los avisos de vuelos restringidos les darían más tiempo para recopilar datos y sopesar posibles acciones.

Es "para prepararnos mejor, para acelerar la vacunación, para estar realmente preparados para algo que en realidad no puede ser un gran problema, pero queremos asegurarnos de que estamos preparados para lo peor", dijo Fauci.

El funcionario añadió a la cadena ABC que era demasiado pronto para saber si se necesitan nuevas cuarentenas o cierres de actividades económicas.

Claramente está dando una indicación de que tiene la capacidad de transmitirse rápidamente. Eso es lo que nos preocupa ahora", agregó en NBC.

Potencialmente más contagiosa que las variantes anteriores, la aparición de Ómicron ha activado las alarmas en todo el mundo y ha sacudido a los mercados financieros.

Su arribo a Estados Unidos, donde el 30% de la población no ha recibido ninguna dosis de vacunas, podría amenazar con socavar la recuperación de la nación casi dos años después del surgimiento de Covid-19 y presionar aún más a los sistemas de salud locales, ya lastrados por la anterior variante, delta.

El aumento de casos a medida que el clima más frío obliga a más personas a permanecer en espacios interiores también ha provocado que algunos sistemas hospitalarios y estados, como Nueva York, declaren emergencias.

Hasta ahora, casi 782,000 personas han muerto en Estados Unidos a causa de Covid-19 desde principios de 2020, la mayor cantidad de cualquier país del mundo, en medio de más de 48 millones de infecciones, según muestran los datos de Reuters.

kg