Londres. Los diputados del parlamento escocés, mayoritariamente a favor de la independencia de esta nación semiautónoma, decidieron mantener la bandera europea que ondea frente a su edificio, después de que el Reino Unido abandone la Unión Europea el viernes.

Por 63 votos contra 54, los diputados escoceses votaron anular una decisión del organismo rector del Parlamento por la cual la bandera de la UE debía retirarse a las 23:00 horas del viernes, momento oficial del Brexit.

El presidente de la cámara Ken Macintosh había advertido al gobierno independentista del Partido Nacionalista Escocés (SNP) que las banderas “no deberían convertirse en un asunto político”.

En el referéndum sobre la UE del 2016, los escoceses votaron a 62% contra el Brexit —frente a 48% en el conjunto del país—, pero esta nación de 5.4 millones habitantes se verá arrastrada fuera del bloque europeo junto con el resto del país.

La primera ministra escocesa Nicola Sturgeon, líder del SNP, había pedido que la bandera europea siguiese ondeando, lo que enfureció a los diputados de la oposición y desató un acalorado debate.

Pero la moción finalmente aprobada afirma que la bandera debe permanecer “como señal de apoyo y solidaridad con los ciudadanos de la UE que han hecho de Escocia su hogar”.

En una consulta del 2014 los escoceses rechazaron la secesión por 55% de votos, en gran medida, porque temían que el divorcio con Reino Unido los dejaría fuera de la Unión Europea.