El escándalo de corrupción por la venta de terrenos públicos que involucra al primer ministro japonés Shinzo Abe, ha indignado a la sociedad japonesa y provocado una caída en su popularidad, situación que amenaza con derrumbar al actual gobierno.

NOTICIA: Anonymous hackea página web de Shinzo Abe

El jefe de gobierno ha señalado que renunciará al cargo si llega a demostrarse si él o su esposa resultan involucrados en ese asunto.

Shinzo Abe es el actual primer ministro de Japón, luego de que Naoto Kan renunciara al puesto. Antes de Naoto Kan había estado Yukio Hatoyama, quien también había renunciado debido a la impopularidad de su gobierno.

Curiosamente en el 2007, Shinzo Abe ya había estado en el cargo y renunció a menos de un año de haber iniciado su gobierno, luego de la derrota electoral y bajos índices de popularidad.

Abe había anunciado que dimitiría si no conseguía reforzar una misión naval japonesa de apoyo a la operaciones encabezadas por Estados Unidos en Afganistán.

NOTICIA: Trump y Abe discuten futuro del mundo jugando al golf

La posición de Abe se había visto debilitada por escándalos financieros que involucraban a sus ministros y que, en opinión de analistas, destruyeron la confianza que el público le tenía y lo llevaron a la derrota electoral.

Ahora, el primer ministro y su esposa enfrentan acusaciones de corrupción por una supuesta donación a la guardería japonesa Moritomo Gakuen, investigada en un escándalo de compra de terrenos públicos.

El operador de la guardería, Yasunori Kagoike, fue llamado este jueves a testificar ante la Dieta (Cámara Baja) del Parlamento japonés, donde afirmó por primera vez bajo juramento que recibió una donación directa de un millón de yenes (unos 8,900 dólares) de Abe a través de su esposa Akie Abe.

"Ella me dio un sobre con un millón de yenes y me dijo 'De parte de Shinzo Abe'", relató Kagoike, quien señaló que la entrega tuvo lugar en el 2015 cuando la esposa del primer ministro acudió a dar un discurso en una de sus guarderías en Osaka, en la que Akie Abe fue nombrada como directora honoraria.

NOTICIA: Caída de Amari, un duro golpe para la Abenomics

Por su parte, Shinzo Abe ha negado en varias ocasiones haber realizado donativos a Moritomo Gakuen, e incluso ha prometido dimitir como primer ministro y como diputado si se demuestra su implicación o la de su mujer en los supuestos favores de las autoridades al centro educativo.

erp