Berlín. El Gobierno alemán reaccionó por las acusaciones de prácticas nazis que lanzó el presidente turco Recep Tayyip Erdogan tras la prohibición de mítines electorales en Alemania a favor de la reforma constitucional turca.

Un ministro de la cancillería alemana, Peter Altmaier, dijo que las palabras de Recep Tayyip Erdogan son totalmente inaceptables .

No se puede superar a Alemania en cuestiones de estado de derecho, tolerancia y libertad , agregó el ministro en declaraciones a la televisora pública alemana ARD.

En la última semana, varios alcaldes alemanes anularon eventos electorales en los que debían participar ministros turcos. Las autoridades locales justificaron la medida alegando dificultades logísticas.

Por ejemplo, la policía anunció la cancelación de otro mitin pro-Erdogan en Hamburgo aduciendo que la sala prevista para el discurso del ministro turco de Relaciones Exteriores, Mevlüt Cavusoglu, que estaba programado para hoy tenía fallos en el sistema antiincendios .

Aunque el gobierno alemán ha repetido que esas decisiones no le incumben y que se trata de temas de competencia municipal, Ankara ha acusado a Berlín de hacer campaña contra el presidente turco.

Se trata de una presión sistemática (...) tomaremos las medidas necesarias, no tenemos miedo de nadie , proclamó Cavusoglu, según la agencia Anadolu.

La tensión diplomática entre ambos países ha ido aumentando en los últimos meses, después de que Alemania criticara en varias ocasiones los ataques contra la libertad de expresión y los derechos de la oposición tras las purgas ordenadas por el gobierno turco a raíz del fallido golpe de Estado de julio.

Seamos críticos cuando es necesario, pero no perdamos de vista el significado de nuestra asociación, de nuestra estrecha relación. Conservemos la cabeza fría , declaró ante la prensa el vocero de la canciller Angela Merkel, Steffen Seibert.

Seibert tachó de absurdas las acusaciones de Erdogan.

Propoaganda terrorista

Lo anterior está lejos de ser la única fuente de tensión entre Ankara y Berlín. Alemania denunció con vehemencia el arresto la semana pasada del corresponsal germano-turco del periódico Die Welt, Deniz Yücel, acusado de propaganda terrorista .

Ankara reprocha por su lado a Alemania de cobijar terroristas , sean éstos simpatizantes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán, organización terrorista según Turquía, la Unión Europea y Estados Unidos, o presuntos golpistas.

Para Alemania, Turquía sigue siendo un socio ineludible, en particular para frenar el flujo de llegadas a Europa de solicitantes de asilo.

Sin embargo, pocos coinciden en que la escalada de acusaciones entre funcionarios turcos y alemanes tendrá su deshielo.