Madrid.- Las negociaciones para concretar un proyecto de reforma laboral en España entran este lunes en su recta final, de cara a ser aprobado el próximo miércoles el decreto con las principales propuestas.

El gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero tiene programado emitir este 16 de junio el decreto con las propuestas que considera son las que necesita el mercado laboral para estimar la generación de empleo y afianzar la estabilidad en el trabajo.

Las negociaciones con los grupos parlamentarios en el Congreso de los Diputados iniciaron el pasado viernes, después de que a primeras horas del jueves fracasaran las conversaciones entre las organizaciones empresariales y sindicales para buscar un acuerdo.

La intención era que la patronal y las centrales obreras llegaran a un acuerdo de reforma y que ese texto fuera el decreto que quiere aprobar el gobierno, pero al no haber consenso entre los agentes sociales, ahora se busca que sean los partidos políticos los que hagan propuestas.

Sin embargo, Rodríguez Zapatero ha reiterado en varias ocasiones que su gobierno tiene una propuesta de reforma para emitir el decreto, el cual presentó el pasado viernes a los grupos parlamentarios.

Entre el lunes y el martes, se espera que el gobierno desarrolle las negociaciones a través del gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE), para hacer aportaciones al documento base.

El ministro español de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, expuso el pasado viernes que las propuestas del documento han sido parte del diálogo entre sindicatos y empresarios, y que una de las novedades es la flexibilidad, lo que no significa precariedad laboral.

En el concepto de flexibilidad se introduce la posibilidad de que una empresa pueda flexibilizar los horarios de trabajo en una horquilla que puede ir del 10 al 70 por ciento.

Explicó que se proponen tipos de contratos que estimulen el empleo, con fórmulas que dan seguridad jurídica para el empresario y garantías para el trabajador si se tiene que extinguir su contrato.

Una de las principales medidas a discutir, es la participación más activa del Fondo de Garantía Salarial para aportar una parte de la indemnización del despido de trabajadores, sin hacer que el empresario pague más y sin quitarle el derecho al trabajador de recibir lo que le corresponde.

El ministro español de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco, llamó este domingo a las principales formaciones de la oposición a pronunciarse y no perder el tiempo, ya que no habrá prórroga en las negociaciones.

La reforma es una de las principales asignaturas pendientes de las medidas anticrisis que afronta el gobierno español y una de las más recomendadas por organismos internacionales para tratar de reducir el desempleo que supera el 19% de la población activa en el país.

apr